Euskadi descarta abrir por Semana Santa y mantendrá las restricciones hasta mayo

La Comisión de Salud Pública presentará una propuesta al Consejo Interterritorial en la que se mantendrá el confinamiento perimetral porque "el objetivo es salvar vidas, no semanas"

03.03.2021 | 19:29
Control de la Policía Local de Vitoria
"El objetivo es salvar vidas, no semanas". Con esta rotunda frase, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, descartó ayer un alivio a las restricciones de movilidad durante las vacaciones de Semana Santa. Una posición idéntica a la que mantiene el Gobierno vasco. En este sentido, la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ya avazó antes de la celebración del Consejo Interterritorial de Sanidad que descarta el levantamiento del confinamiento perimetral de la CAV. " Los meses de marzo y abril seguirán requiriendo medidas restrictivas de movilidad", anunció en su comparecencia en el Parlamento Vasco.
 
En la reunión de ayer, el ministerio y las comunidades no lograron alcanzar un consenso de mantener las restricciones por la oposición liderada por la Comunidad de Madrid y emplazaron a la Comisión de Salud Pública a realizar hoy una propuesta de acciones coordinadas que se presentará en el próximo Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud Pública, según informaron fuentes de la reunión. 
 
En el Consejo, varios gobiernos autonómicos –entre ellos Euskadi– emplazaron al Ministerio que dirige Carolina Darias a consensuar las restricciones para las fechas de Semana Santa pero no hubo consenso y será  finalmente la Comisión de Salud Pública la que discuta la propuesta que se presentará en el Consejo Interterritorial del próximo miércoles.
 
No obstante, la postura del Ministerio de Sanidad es, al igual que expresó en su intervcanción la consejerade Salud, Gotzone Sagardui, la de mantener las restricciones de movilidad durante esta Semana Santa frente a la postura del gobierno de Ayuso que quiere levantar el cierre perimetral para ayudar a salvar la economía. En este sentido, la ministra Carolina Darias manifestó en la rueda de prensa posterior al Consejo que "no estamos en condiciones de absorber una nueva ola por la alta ocupación de las UCI" que, según advirtió, ronda en algunas comunidades el 40% de pacientes covid.
 
"Queda mucho camino por recorrer. No estamos cerca de la normalidad por lo que el objetivo es salvar vidas, no salvar semanas", insistió una y otra vez la titular de Sanidad, que apeló a la prudencia y expresó su deseo de que se alcance una respuesta homogénea y conjunta de cara a la próxima Semana Santa.

"Queremos que el acuerdo que lleguemos se respete por todas las comunidades", advirtió Darias, que no quiso aventurar qué posición adoptará si Díaz Ayuso se mantiene en su idea de levantar el confinamiento perimetral, aunque avanzó que el documento pactado será de "obligado cumplimiento porque no podemos soportar una cuarta ola". Y es que la ministra de Sanidad señaló que la variante británica ya es en algunas comunidades la cepa dominante con cerca del 60% de los casos. Asimismo, anunció que se han registrado siete casos de la variante sudafricana y dos de la brasileña.

Sagardui pide prudencia extrema


Frente a la posición de Madrid, la posición del Gobierno vasco es clara y, tal y como avanzó ayer mismo la Consejera de Salud, Gotzone Sagardui, "aún es momento de mantener la prudencia extrema" por lo que los "meses de marzo y abril seguirán requiriendo el mantenimiento de medidas restrictivas en movilidad".
 
Sagardui insistió en que su Departamento está centrado en el "aquí y ahora", en seguir luchando para mejorar la situación epidemiológica en Euskadi y que buscarán que las decisiones que se adopten se hagan por consenso. La consejera también indicó que en los últimos días se ha "ralentizado mucho" el descenso de la tendencia acumulada en Euskadi, –se encuentra 243,8 casos en catorce días por 100.000 habitantes– y que todavía esta es "muy alta" ya que el objetivo es alcanzar los 60 casos. 
 
"Hay que continuar manteniendo las medidas de precaución para parar la propagación del virus", subrayó Sagardui. La consejera señaló que el inicio de la moderación en el descenso de los indicadores se produjo a mediados de enero. Precisamente, seis días antes el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco permitió abrir de forma cautelar la hostelería en los municipios en zona roja, con alta incidencia, contra el criterio de Salud. 
 
La consejera indicó no obstante que no es el único elemento que pudo influir en esa ralentización pero que es algo que se observa coincidiendo con ese hecho. Reconoció sin embargo que está bajando la presión en los hospitales, la media los ingresos en planta es actualmente de 43 frente a los 80 de hace un mes, y que se espera continuar bajando "lentamente" durante marzo, con ascensos puntuales vinculados a cambios también puntuales, aunque matizó que todo dependerá de que la tasa de incidencia acumulada no supere los 200. 
 
Respecto a posibles medidas de flexibilización a corto plazo en Euskadi, coincidiendo con la reunión que celebrará mañana el LABI, Sagardui señaló que no puede adelantar nada porque hay una comisión técnica que traslada sus propuestas en base a criterios profesionales y las decisiones se adoptan entre las distintas instituciones vascas en un ejercicio de cogobernanza. 
 
Sin embargo sí que apostó por la "precaución" y la "prudencia" atendiendo a la evolución actual porque aunque se haya mejorado, la situación todavía no está bien.