Garitano cree "dificilísimo" que los niños se contagien en los colegios

El coordinador del Plan de Vigilancia covid-19 en Euskadi ve la pandemia en una fase ascendente pero de forma "lenta"

26.08.2020 | 13:31
Niños jugando a la hora del recreo en el patio del colegio.

El coordinador del Plan de Vigilancia covid-19 en Euskadi, Ignacio Garitano, cree que es "dificilísimo" que los niños se contagien de covid-19 en los colegios por las medidas que establecerán para evitar la propagación de la pandemia.

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, Garitano ha afirmado que, con el retorno a las aulas, se detectarán nuevos casos de coronavirus en niños, aunque ve difícil que se contagien en los centros escolares porque serán espacios "seguros" debido a las medidas preventivas.

"Las medidas van a ser como quien va ahora en un autobús público, en un avión, al cine o al teatro. Son sitios que se han transformado en seguros por la distancia, por el uso de mascarillas y por el gel", ha asegurado.

Por ello, ha dicho que será "dificilísimo" que los pequeños puedan contagiarse en las aulas. También ha apuntado que, "seguramente", habrá también habrá algún caso en profesores. Asimismo, ha indicado que no es que vaya a haber casos en niños cuando empiecen el colegio porque ya hay. "Eso de que se vayan a disparar los casos, no lo tengo nada claro", ha agregado.

Sobre la necesidad de tomar medidas como PCR a todos los profesores, ha señalado que una PCR es una "foto que no sirve para nada cuando han pasado dos días", por lo que no le ve "demasiado sentido". En este sentido, ha añadido que hacer tests masivos a toda la población sería "perfecto" si se hiciesen el mismo día pero eso es "imposible".

FASE ASCENDENTE

Sobre la situación de la pandemia, Garitano ha afirmado que se está "en una fase ascendente" porque los indicadores están "empeorando" aunque cree que, "de una manera relativamente lenta". Por ello, cree que la evolución es "creciente" pero "moderada", lo que tiene "impacto" en cuanto a hospitalizaciones y fallecimientos.

El coordinador del Plan de Vigilancia Covid-19 cree que el actual nivel de contagios, de momento, es rastreable y no se están teniendo "problemas importantes" a la hora de hacer los rastreos.

Garitano ha indicado que hay un porcentaje de positivos del 8% en las pruebas PCR que se realizan y ha asegurado que se hacen "muchas". Según ha apuntado, hay una recomendación que apunta a que, si se detectan por encima del 5%, puede haber transmisión comunitaria, aunque ha precisado que no es el único parámetro.

En este sentido, ha asegurado que él tiene claro que hay transmisión comunitaria y ha apuntado, en concreto, que los brotes de Gernika y San Sebastián "no están ligados a Gernika y San Sebastián, sino a comportamientos" que han ocurrido en estos puntos, en referencia a las "no fiestas", a las discotecas y a hacer una vida social de verano "normal".

Garitano ha indicado que, si se dan estas situaciones, hay "muchos boletos" de que se produzcan contagios, por lo que sí cree que es en este ámbito de la hostelería donde se están produciendo más positivos. "Los bares y restaurantes son un sitio por el que desfila muchísima gente y es probable que los camareros se puedan acabar infectando cómo ocurre en un centro de salud, donde desfilan muchos pacientes y el médico se puede acabar infectando", ha señalado el coordinador, que cree que hay cierta "similitud" en estos dos ámbitos.

En relación a las edades de los positivos, ha manifestado que, en esta segunda ola, la edad comenzó siendo "muy bajita" y estaba muy relacionado con el ocio nocturno, con las celebraciones de la selectividad, pero ha apuntado que se trata de gente que no vive sola y está "con sus familias", por lo que fue "subiendo paulatinamente" la edad media de los contagiados.

"Ahora en Gernika estamos viendo que la mayoría de la gente que estamos detectando es muy joven", ha indicado Garitano que ha apuntado que la edad explica el menor nivel de hospitalizaciones, pero "nadie vive en un compartimento estanco".

Garitano, que ha destacado la dificultad de localizar a asintomáticos fuera de los cribados, ha afirmado que, teniendo en cuenta que hay "cierta transmisión comunitaria", determinados comportamientos son "gasolina sobre una chispa". "Eso está en nuestra mano", ha añadido.

El coordinador del Plan de Vigilancia ha afirmado que, si la vida se restringe "a tomar una cerveza con uno o dos amigos", el "peligro es muy bajo", pero, "si se pasa a hacer unas no fiestas iguales que unas fiestas, eso es gasolina para esa chispa". Por tanto, ha indicado que todos los ciudadanos tienen "una responsabilidad tremenda" desde que "se pone un pie fuera de casa".

Por otra parte, ha explicado que, según un estudio realizado, en la primera ola de la pandemia el día que en Euskadi hubo un pico con 700 casos, en realidad, si se hubiesen tenido las mismas PCR que ahora y la misma manera de diagnósticar, se habrían diagnosticado 6.000 personas ese día.

Por ello, ha afirmado que se compara la curva de la primera y la segunda ola que parecen "iguales en tamaño y nada más lejos de la realidad". "La primera curva fue enorme, lo que pasa es que no la hemos visto, sabemos que ha sido gigante y la de ahora es enana y está mucho más tumbada", ha añadido.

Por tanto, cree que las medidas que se están tomando "ya se están viendo" y los epidemiologos constatan que, para el mismo número de casos "ahora casi no hay hospitalizaciones" y la pendiente de la curva de la primera y la segunda ola "no tiene nada que ver" porque la actual es "muchísimo más lenta".