Euskadi llama a los ciudadanos a frenar la curva porque "la segunda ola avanza"

El Gobierno vasco insta a asumir las medidas sanitarias como "parte de su vida cotidiana" para disminuir los contagios en los próximos días

24.08.2020 | 16:40
Una ambulancia junto al acceso de urgencias del hospital de Cruces.

El Gobierno vasco ha advertido de que durante la ultima semana la segunda ola epidémica de coronavirus "sigue avanzando tanto en casos de nuevos infectados, como en personas que han necesitado ingresar en planta y en UCI, y en fallecidos", por lo que ha llamado a los ciudadanos a colaborar para "asumiendo las medidas sanitarias como "parte de su vida cotidiana" para conseguir "en los próximos días, disminuir el número de contagios, y entre todos, frenar la curva ascendente en la que nos encontramos".

El lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, ha presidido este lunes la reunión de la comisión de seguimiento del covid-19 para analizar la situación epidemiológica junto a las y los consejeros en funciones Nekane Murga, Arantxa Tapia, Estefanía Beltrán de Heredia, Josu Erkoreka y Cristina Uriarte.

Tras la reunión, la consejera de Salud, Nekane Murga, ha informado en rueda de prensa de los últimos datos de la pandemia en Euskadi donde este pasado domingo se hicieron 4.711 pruebas PCR, de las que 453 han sido positivas. En total, la semana pasada se detectaron en Euskadi 3.749 nuevos contagios.

Murga ha informado de que en la reunión de seguimiento, el Gobierno vasco ha constatado que durante la ultima semana, lo que se conoce como la segunda ola epidémica, "sigue avanzando tanto en casos nuevos infectados identificados como en personas que han necesitado ingresar en planta y en UCI, y también en personas fallecidas a causa del coronavirus".

Tras señalar que estos datos reflejan infecciones que se produjeron hace unos diez días, ha reconocido que el desarrollo de esta segunda ola está siendo "más lento" pero ha subrayado que "a falta de días para concluir agosto, todos reconocemos la importancia de poner freno a esta onda ascendente". "Todavía estamos a tiempo de hacerlo. Lo que hacemos hoy, tiene consecuencias la semana próxima", ha advertido.

Por ello, ha explicado que confían en que las nuevas medidas puestas en marcha la semana pasada por el Gobierno vasco "puedan tener su efecto y nos ayuden a frenar el aumento de casos positivos en los próximos días".

Asimismo, ha vuelto a hacer un llamamiento a la colaboración de todos los ciudadanos de Euskadi para que "asuman las nuevas costumbres como parte de su vida cotidiana" y ha indicado que "la limpieza habitual de las manos, el uso de mascarilla, el mantenimiento de la distancia, unas relaciones sociales más reducidas o controladas son medidas que debemos incluir en nuestro día a día". "Ya lo estamos haciendo pero no debemos cejar en nuestro empeño", ha insistido.

Asimismo, ha pedido a las personas que en las últimas dos semanas hayan estado en "actividades de riesgo", aquellas en las que hayan estado sin mascarilla o con mascarilla pero próximas a personas con las que no conviven, especialmente si han estado en espacios cerrados compartidos, "restrinjan su movilidad y reduzcan sus relaciones".

También ha subrayado que es "básico" que aquellas personas que se encuentran en aislamiento, cumplan estrictamente las recomendaciones. Ha recordado que hay que estar en aislamiento antes incluso de conocer el resultado de la prueba en el caso de las personas que reconocen haber estado en una "situación de riesgo" y durante todo el tiempo de la cuarentena, independientemente de que se tengan o no síntomas. Las personas que son contactos estrechos también deben mantener aislamiento.

"Vamos a seguir conviviendo con el virus durante los próximos meses. Esta convivencia debe permitir el máximo de actividad. Es necesario que en los próximos días, consigamos disminuir el número de contagios y que entre todos, frenemos la curva ascendente en la que nos encontramos en este momento", ha insistido.

También ha destacado que el aumento del numero de casos identificados tiene consecuencias en la red asistencial pero ha señalado que de momento, con el número de ingresos que se están dando, entre 25-35 ingresos en planta, Osakidetza tiene capacidad de dar respuesta "sin problemas". Además, ha informado de que a lo largo de esta semana esperan poner en marcha un hotel para posibles necesidades de aislamiento.


Preguntada por la situación del brote detectado en Gernika, la consejera de Salud ha afirmado que no se prevé, en estos momentos, establecer un confinamiento en esa localidad y confía en que, a través del cribado puesto en marcha, se pueda "frenar" la transmisión detectada entre jóvenes y en "un área común".

Según ha explicado, a partir del pasado miércoles, se produjo un aumento del número de casos en esta localidad, con unos contagios acumulados por debajo de la media. Se empezó a detectar personas jóvenes con síntomas leves, un perfil de población, que, además de pertenecer todos de una franja de edad, se constató que el fin de semana previo había coincidido con un "periodo de no fiestas" y en una zona "con horario prolongado de apertura".

Tras constatar personas jóvenes infectadas y coincidiendo en una fecha que "pudo haber una transmisión comunitaria", y, aunque, se localizan en unos días y en un "área común", no se ha identificado todavía ningún local, txoko o calle. Por ello, se ha puesto en marcha un cribado para ver "si realmente ha habido transmisión" en la actividad de ese fin de semana.

Murga ha indicado que, en este momento, no está "entre las posibilidades" la de confinamiento en Gernika y ha explicado que, a través de ese cribado en marcha, se trata de localizar a los posibles contagiados de cara "a frenar esta transmisión".

Sobre la decisión de no considerar foco los casos detectados en Donostia, la consejera ha explicado que a diferencia de lo ocurrido con el perfil de la persona infectada en Gernika, que era "muy concreta", en Gipuzkoa hay "mucha dispersión de edades" porque a pesar de que son menores de 70 años, se dan casos en una franja de edad bastante amplia y en el caso de su capital, Donostia, aunque "parece que hay un área de mayor concentración, la dispersión en la ciudad es muy importante".

"No hemos identificado que se relacione, por ejemplo, como en el caso de Gernika donde claramente hay unos días y un área común a las personas que aparecen --infectadas--", ha insistido.

En el caso de Mutriku, ha indicado que los casos tienen comportamiento "bastante diferente" y tras analizar el colectivos por edades, se ha considerado que es "bastante disperso" y tampoco se han identificado casos relacionados con las empresas conserveras. "No identificamos un perfil claro para poder ir a un grupo en concreto", ha insistido.


Preguntada sobre el estado del resto de cribados que se han llevado a cabo, ha informado de que en Erandio se han detectado 23 positivos y 91 personas en seguimiento; en Azpeitia hay 110 casos identificados; en Eibar se detectaron 619 positivos y en Tolosa 54 positivos y 140 casos de seguimiento; en Ordizia 78 positivos. "Tenemos una relación amplia del ámbito social. En la mayoría de ellos vamos viendo que no surgen nuevos casos", ha señalado.

Respecto a los cribados realizados en establecimientos hosteleros, ha informado de que en el pub La Fuga hay 140 personas en seguimiento y 70 positivos; en Backstage 86 positivos y 195 en seguimiento; en la sala Fever 58 positivos y 132 en seguimiento; y en el bar ADN 22 casos y 46 en seguimiento.

La consejera ha señalado que los "brotes familiares" son "muy frecuentes" pero ha explicado que al estar identificadas "claramente" las personas que participan en ellos, hace "más sencilla su trazabilidad y habitualmente no tiene la extensión que tienen otros brotes" como los relacionados con establecimientos de ocio.