Lucha por una muerte digna

"Se precisa una ley amplia y que se tramite con premura"

La familia Lorente-Tellaetxe pide proteger la legislación sobre eutanasia para que no se derogue

15.02.2020 | 06:19
Parte de la familia Lorente-Tellaetxe, en Portugalete.

Portugalete - Han pasado 16 meses desde que la familia Lorente-Tellaetxe inició su lucha pública en favor de la despenalización de la eutanasia y el suicidio asistido movidos por aquella promesa que le hicieron a su madre, Maribel, de que cuando el Alzheimer le impidiese reconocerles y mostrarles su cariño, le ayudasen a morir. No pudieron cumplir su promesa, pero su tesón y su lucha van a servir para que, si nada se tuerce, pronto haya una ley que posibilite que, quien así lo desee, muera con dignidad y sin una agonía que solo sirve para llenar de sufrimiento y dolor el camino hacia lo inevitable.

Ayer, la familia Lorente-Tellaetxe volvió a alzar la voz y lo hizo para solicitar que el proyecto de Ley de Eutanasia cuya tramitación se aprobó el martes en el Congreso de los Diputados sea "amplio y que se tramite con premura. Cada día que pasa hay miles de personas que están acumulando dolor y sufrimiento", aseguró Danel Lorente, hijo de Maribel. Y es que el actual boceto de ley se centra en enfermedades terminales y deja en un segundo plano otras dolencias y situaciones como, por ejemplo, el Alzheimer. "Creo que el caso de nuestra ama hubiese entrado entre los supuestos que contemplaría esta ley porque ella lo dejó escrito en sus últimas voluntades, pero debemos crear una normativa lo más amplia posible para tratar de dar respuesta a todos los sufrimientos humanos", aseguraron Txema Lorente y sus hijos Danel y David. Ese es el reto, esa es la meta que no solo esta familia, sino otras personas como el doctor Marcos Ariel Hoffmann -primer médico condenado en España por practicar la eutanasia- y Asun Gómez, viuda de Luis de Marcos, están tratando de que se alcance y ayer acompañaron a la familia jarrillera en su comparecencia. Así, defienden que la nueva ley debe ser amplia, tratarse con premura y ser protegida para que otros gobiernos ultraconservadores no puedan tumbarla en un futuro. "A esta ley hay que darle las garantías suficientes para que no venga otro gobierno y pueda derogarla", apuntó Danel.

Y es que el voto contrario de PP y Vox en la sesión del martes y las declaraciones que realizaron diputados de ambas formaciones tras la sesión dejan a las claras la beligerancia de esos dos partidos ante la nueva ley. "Lo que han dicho son auténticas atrocidades, salvajadas y mentiras. Son manifestaciones impropias de cualquier representante político", añadió Danel cuya carta que se hizo viral fue el inició de la campaña de esta familia en favor de la despenalización de la eutanasia. Según los últimos datos, el 87% de la ciudadanía estatal está a favor de la despenalización de la eutanasia y el suicidio asistido, una proporción que está creciendo paulatinamente. "A lo largo de este tiempo, la empatía de la gente con nosotros, su apoyo ha sido increíble. Cuando murió Maribel, hubo gente que no conocíamos de nada que vino a abrazarnos y a darnos las gracias por la lucha que estamos llevando a cabo", recuerda esta familia que aguarda como agua de mayo el día en el que, finalmente, se apruebe esa ley en el Congreso.

Ese día también es una fecha muy esperada por Marcos Hoffmann. "Quedan flecos por resolver en esta ley que debe ser más amplia. Queda trabajo por hacer y espero que para realizar la ley de forma definitiva se consulte a quienes más saben", indicó Hoffmann. Además de que los supuestos aborden más situaciones, el facultativo solicitó que el mecanismo previsto para determinar si a un solicitante se le puede aplicar la eutanasia o el suicidio asistido, no cuente con la figura de la comisión que, en principio, analizaría el procedimiento una vez ya se ha ejecutado. "Eso aportaría una gran inseguridad a los profesionales", indicó. A su vez, Hoffmann también puso en valor que el nuevo marco normativo vaya a tener, en principio, en cuenta el papel de la objeción para aquellos médicos que no deseen realizar estos procesos. "Como médico, estoy a favor de que exista la opción de la objeción", expresó.

El día en que se apruebe dicha ley está cerca, pero con ello no acabará la lucha de los Lorente-Tellaetxe. "Seguiremos luchando para que el derecho a una muerte digna se reconozca en todo el mundo, porque es un derecho fundamental", concluyó Txema Lorente.