Illa avisa a Madrid de que “con la salud pública no se negocia”

El ministro de Sanidad se niega a levantar el estado de alarma tal como le pidieron ayer las autoridades regionales

14.10.2020 | 01:07

madrid – El ministro de Sanidad, Salvador Illa, rechazó ayer la propuesta de las autoridades madrileñas de levantar el estado de alarma porque la medida "se adoptó para 14 días". Además, Illa instó a "actuar siempre con criterios sanitarios, como hacen todos los países de nuestro entorno, que están tomando medidas contundentes para doblegar la curva".

Illa realizó estas declaraciones en la rueda de prensa posterior a la reunión con las autoridades de Madrid para analizar la evolución de la pandemia en la comunidad. El ministro aseguró que "lo único" que importa al Ministerio de Sanidad es "la salud pública". "Con la salud pública no se negocia", insistió. "No queremos ciudadanos en las UCI. Pensamos mucho en los sanitarios, en las familias que tienen personas enfermas y, por tanto, esto nos lleva a decir que hay que actuar en clave sanitaria", aseveró el responsable de Sanidad.

Preguntado acerca de si es posible que decaiga el estado de alarma en Madrid una vez la Comunidad ha bajado de 500 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, Illa reiteró en que el "objetivo no es bajar de 500, sino idealmente a ratios de 100 de incidencia acumulada". En este punto, recordó que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades europeo (EDCC, por sus siglas en inglés) fija que es necesario actuar a partir de la incidencia de 60 casos, con "medidas drásticas a partir de 200".

Ayuso: "que no sea un señuelo" Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, afirmó que espera que el Grupo Covid, formado por los gobiernos regional y central, no sea "un señuelo" para tenerles entretenidos sino que sirva "para algo".

En una rueda de prensa conjunta con el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, Ayuso señaló que se diseñaron tres mesas de diálogo y de trabajo para entre las dos administraciones "poner en marcha el plan de Madrid" aunque, según subrayó, la ayuda que les prometieron "nunca llegó".