El ejército afgano mata a un destacado alto cargo talibán

La ONU alerta de que pone en peligro los avances conseguidos en las conversaciones de paz

16.10.2020 | 01:19
El ejército afgano monta guardia tras el ataque en Helmand. Foto: Efe

kabul – Las fuerzas de seguridad afganas han matado en una operación en la provincia de Paktika, en el sureste de Afganistán, al mulá Abdul Karim, uno de los miembros del Consejo de Quetta, el órgano de dirección del movimiento integrista fundado por el mulá Mohamed Omar, según ha informado la agencia de noticias local Jaama Press. Karim ha sido abatido en una emboscada tendida por las fuerzas de seguridad afganas en el distrito de Jani Jel, en la provincia de Paktika, según han contado responsables de los servicios de seguridad afganos. En la operación han sido abatidos además dos cómplices del mulá y los agentes se han incautado de armas y municiones.

La emboscada contra el mulá Abdul Karim llega en un momento en el que los talibán y el Gobierno afgano están en la fase preliminar del proceso de diálogo de paz en Doha, la capital qatarí. La Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) ha advertido: "La violencia solo añade más dificultades y miseria para los afganos y socava los esfuerzos para el progreso, al mismo tiempo que destruye los puentes tendidos en las conversaciones en Doha".

Las conversaciones en la capital qatarí se desarrollan sin que medie un alto el fuego porque los talibán han rechazado reiteradamente aceptar un cese de hostilidades. Desde que firmaron el acuerdo de paz en Doha con Estados Unidos el 29 de febrero, los talibán han mantenido y reforzado su campaña de ataques contra las fuerzas de seguridad afganas y se han limitado a dejar de atacar a las fuerzas militares internacionales. Así, la UNAMA ha criticado la ofensiva lanada el viernes por los insurgentes en la provincia de Helmand, que ha provocado, al mesno la huida de 35.000 civiles, "sobre todo, niños y mujeres".

35.000 desplazados Al menos 35.000 personas se han tenido que abandonar sus hogares en el sur de Afganistán por los combates entre las fuerzas de seguridad y los talibanes. Los soldados afganos tratan de frenar el avance de la guerrilla sobre la capital de la provincia de Helmand. La ofensiva insurgente ha motivado la intervención de la aviación estadounidense, poniendo así en cuestión las conversaciones de paz intraafganas que se celebran en Qatar.

Los talibanes lanzaron su ataque el pasado domingo en varias comarcas de Helmand con el objetivo de alcanzar Lashkar Gah, la capital. "Los muyahidín [combatientes] han respondido al llamamiento de la población local y regresado a las zonas que controlaban con anterioridad", justificaba al día siguiente el portavoz de la guerrilla, Zabihullah Mujahid, en su cuenta de Twitter. Desde entonces, al menos 5.000 familias se han desplazado por los combates, según estimaciones de las autoridades locales.