Quiebra de Dentix

Quiebra Dentix: "Hay afectados que han pagado 30.000 euros y están sin dientes"

Los afectados por el concurso de acreedores de la clínica Dentix aseguran sentirse desprotegidos y temen quedarse sin dinero y sin el arreglo de la dentadura

06.10.2020 | 14:51
Álex Cerdeño ha creado la plataforma afectados de Dentix

"Sin dinero, ni dientes". Esa es la realidad de los miles de afectados en Bizkaia tras anunciar la empresa Dentix que entra en un concurso de acreedores por no poder hacer frente a las deudas contraídas. "Nos han estafado y los usuarios somos los últimos en cobrar el dinero", lanza enfadado Álex Cerdeño, vecino de Basauri.

Un grupo de pacientes de la cadena Dentix en Bizkaia pusieron en marcha hace meses un grupo de afectados para impulsar una reclamación colectiva. Este grupo formado por más de 200 personas llevan tiempo denunciando la situación y ahora se muestran preocupados porque temen que ya no puedan recuperar su dinero: "Hemos pagado los tratamientos, pero no nos han arreglado los dientes", cuenta Cerdeño.

Tras el cierre de las clínicas en Euskadi por el estado de alarma muchas de ellas no volvieron a levantar la persiana y en otras han estado dando citas y atendiendo a pacientes para "calmar los ánimos" y evitar "las denuncias" que les iban a llegar por la deuda en el servicio.

Según cuenta Cerdeño el cierre de esta empresa con clínicas en municipios como Galdakao, Basauri y Bilbao era la historia de un final anunciado. "Mientras que ha estado en el preconcurso de acreedores no puedes meterles mano por ningún sitio. Han estado haciendo el pariqué como que atendían a la gente, pero era falso. Una plaquita por aquí, una revisión por allá, pero ningún tratamiento complicado".

En el caso de Cerdeño le han citado en la clínica de Basauri un par de veces para hacer tres TAC que, según explica "aún no sabe para qué". "Encima la directora de la clínica me echó la bronca porque estaba diciendo en las redes sociales que nos estaban estafando. ¡Pues claro que nos habéis estafado!", insistió.

En el caso del vecino de Basauri ha pagado 2000 euros y tiene un tornillo metido, pero sigue sin el implante que ya lo da por perdido. "Tengo un tornillo metido y otro diente sin arreglar. Si antes me gustaba poco ir al dentista, imagínate ahora", confiesa. Y añade: "Si consigo el dinero, me puedo dar con un canto en los dientes, pero que no sea muy fuerte no vaya ser que me rompa otro diente", ironiza Cerdeño.

En este sentido, Álex denuncia que hasta el último momento desde los trabajadores Dentix -que llevan meses sin cobrar- siguen dando citas a los pacientes. "No les entiendo que encima además de mentir sigan negando la realidad que ya ha salido", afirma Álex. "Citaba a la gente y un día antes las anulaban. Les decían que el cirujano se había puesto enfermo o se inventaban otra cosa", relata Álex.

Entre los más de 200 afectados que forman parte de la plataforma de clientes Dentix en Euskadi hay casos como el de Mari Cruz que ha financiado 13.000 euros y paga al mes 695 euros y continúa sin implantes: "Tengo una avería importante. Me han sacado todos los dientes, estoy pagando y sigo sin dientes", relata.



Inma tampoco le han puesto los dientes que le prometieron y paga al mes 500 euros el arreglo de la dentadura. "Hay historias que son para ponerse a llorar. Hay personas que tienen pagados 30.000 euros y no tienen puesto ningún diente", explica Cerdeño quien apela al Gobierno a que tomen medidas que protejan a los consumidores en situaciones como esta.

"No es la primera vez que ha ocurrido esto en clínicas dentales y en otras empresas y los últimos para cobrar el dinero somos los consumidores. La única protección es la ley que recoge que el crédito de la financiera está unido al consumo. Otra cosa es quien ha pagado al contado. Esos lo tendrán más complicado para recuperar el dinero".

Lo que Álex Cerdeño tiene claro que no va a parar hasta conseguir que quien está detrás de esta clínica dental pague. "No sé si cobraré o no, pero ya le he dicho a mi abogado que esto no se queda así. Llegaremos hasta donde haga falta. Todos sabemos cómo han estado viviendo los que montaron esto, pero si no han sabido gestionar el dinero no es nuestro problema", concluye el vecino de Basauri.