Cortometraje de Tit Tak Film

Cuerdas que enredan

El cortometraje 'Txotxongiloa' afronta la recta final de la campaña de micromecenazgo que tiene abierta para su realización

20.07.2021 | 00:14
La directora, productora, guionista y animadora Sonia Estévez en pleno proceso de realización del cortometraje. Foto: Alex Larretxi

Vitoria – Hay quien ya ha decidido aportar el máximo que se puede, 1.000 euros. Pero hasta llegar ahí, el abanico de posibilidades para colaborar es muy amplio. Empieza en los 10 euros. La realización del cortometraje de animación stop motion Txotxongiloa está en pleno proceso y mientras cobra vida a cada movimiento, la productora alavesa Tik Tak Film ha recurrido por primera vez al micromecenazgo para poder encontrar ayuda con la que afrontar la financiación. "Nunca había hecho algo así y la verdad es que la respuesta está siendo emocionante", apunta la directora, guionista, productora y animadora Sonia Estévez. Eso sí, todavía hay objetivos óptimos que alcanzar y cada vez queda menos tiempo para aportar.

De hecho, el crowdfunding está ya en su recta final a través de www.goteo.org. "El puzle de la financiación está entre la parte pública y la privada, y no es nada fácil cuadrarlo, porque además cuando hablamos de animación, los presupuestos siempre son más elevados", explica la responsable de un proyecto que cuenta con el apoyo de las líneas de ayudas del Ayuntamiento de Vitoria y la Diputación alavesa, así como de Fundación Vital.

Por delante todavía quedan algunos meses para seguir animando pero la idea es estrenar el cortometraje este mismo año. Y eso que por el camino no solo se ha cruzado la pandemia, sino incluso el brexit. "Hay materiales que han estado retenidos en aduanas tres meses. Solo eran dos cajitas pero conseguir que llegaran ha sido una odisea". Los problemas, eso sí, se van sorteando y así va tomando cuerpo una idea que a su creadora le empezó a rondar en 2015. De hecho, llegó a presentar la iniciativa en el Animac de 2016, pero "luego tuve el accidente que me tuvo casi dos años sin andar" y se abrió un paréntesis que ahora, por fortuna, se cierra.

"Vengo de una familia en la que los hombres se han ido demasiado pronto y me he criado con mujeres. A mi abuela, que falleció hace unos meses, y a mi madre siempre las he visto que haciendo millones de cosas. Se iban poniendo cuerdas para moverse por el mundo". Ahí está una de las claves de esta producción protagonizada por una marioneta femenina. "Me resulta curioso que la mujer, para hacer lo que de verdad quiere, tiene que realizar un montón de cosas más que le vienen añadidas. Sí, puede haber una libertad de determinación, de movimiento, de decisiones pero a veces tienes que hacer tanto que terminas enredada". Le está pasando a ella en estos momentos: "soy directora, productora, guionista y animadora, pero también tienes, no sé, una casa, por ejemplo, hay que hacer la comida, la limpieza y lo que toque".

Desde esta base, Txotxongiloa invita a reflexionar sobre la libertad de las mujeres. "¿Qué pasaría si a una marioneta le cortásemos las cuerdas que la sujetan? ¿Quedaría libre de sus cuerdas o se caería? Evidentemente se caería. Con lo que podemos deducir que una marioneta cuantas más cuerdas más libertad de movimientos. Pero cuidado, no cojas tantas que te puedes enredar" plantea la producción a la hora de presentarse. "Este proyecto aborda la cuestión de la libertad referido a la mujer y su condición social. En él, se presenta a una marioneta femenina encerrada en un cuarto, postrada en el suelo e inmóvil, a la que tras varias experiencias se le van adhiriendo cuerdas al cuerpo. Sus movimientos empiezan a ser cada vez más fluidos, hasta que queda enredada por la excesiva cantidad de cuerdas, que terminarán rompiéndose".

En este sentido, este cortometraje tiene una temática, política y social y la forma de abordar esos ámbitos es "marcadamente" feminista. Sin embargo, "no se trata de un alegato o panfleto. Es en todo momento un ejercicio artístico, una propuesta visual, narrativa y estética. Es una propuesta de vivencia intelectual y artística" describen desde Tik Tak Film Studio. Para llevar a cabo la propuesta, junto a Estévez se encuentran Javier Fernández Landaluce (guionista), Yoanna Baena (dirección de fotografía), Jimmy Bidaurreta (composición musical y sonido), Sara Nitké Berozpe (construcción de sets y decorados) y Coke Rioboó (también model maker, que está realizando un decorado). "El equipo va para adelante, aunque estaría bien que la campaña de micromecenazgo nos ayudase a contar con más gente", apunta Estévez, al tiempo que describe que "por la actividad que hacemos nos resulta complicado encontrar profesionales aquí pero estamos intentando potenciar el talento local".

En 2015 empezó a rondar la mente de Sonia Estévez esta historia que invita a reflexionar sobre la libertad de las mujeres

La idea de la productora gasteiztarra Tik Tak Film es estrenar su nueva producción de animación stop motion este mismo año

noticias de noticiasdealava