Cómo frenar a la especie invasora

URA trata de averiguar si el mejillón cebra es el acusante de la rápida desaparición de las náyades, protegidas al estar en riesgo de extinción

10.06.2021 | 00:46
Ejemplar de náyade

URA ha licitado la realización de la evaluación del impacto causado por el mejillón cebra en las poblaciones de náyades –una especie de almeja de río– de los embalses de Urrunaga y Ullibarri Gamboa para el período 2021-2022 con el fin de poder establecer medidas para combatir esa plaga.

Las labores que deberá desarrollar la empresa que se haga cargo de ese trabajo serán el realizar un seguimiento de las poblaciones de náyades detectadas en campañas anteriores con el fin de valorar la evolución de la colonización. También acometerá una comparativa en el tiempo de la invasión del mejillón cebra sobre poblaciones situadas en ambientes diferentes, con el fin de corroborar si existen diferencias significativas de afección en función de las características del lugar donde se encuentran las náyades y si el descenso de población que sufren las náyades estás relacionado con la invasión del mejillón cebra.

Por último, se tratará de determinar en cada uno de los embalses cuáles podrían constituir las mejores zonas para establecer refugios de náyades, entendiendo como mejores zonas aquellas que sean aptas para albergar náyades y donde la afección por mejillón cebra sea menor.

En el embalse de Urrunaga se constató la presencia de ejemplares de mejillón cebra sobre las poblaciones de náyades en el año 2012. En el embalse de Ullibarri Gamboa fue en 2014 cuando se detectaron los primeros ejemplares de mejillón cebra adheridos sobre las náyades. Con el paso de los años, se ha confirmado que la introducción del bivalvo invasor conocido está afectando a la supervivencia de las poblaciones de náyades localizadas en el sistema de embalses del río Zadorra, cuyas especies han sido incluidas recientemente en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas.

En esta situación, es importante seguir supervisando la evolución de las poblaciones de náyades en los embalses del Zadorra en presencia del mejillón cebra, estudiar en qué medida este genera caídas poblacionales en diferentes ambientes dentro de las dos masas de agua y, todo ello evaluando la posibilidad de adoptar medidas de conservación para estas poblaciones amenazadas.

En el año 2006 se llevó a cabo el primer estudio dirigido a lograr un conocimiento básico acerca de este grupo de bivalvos en la CAV. Bajo el título Estatus y distribución de las poblaciones de náyades (bivalvos dulceacuícolas) en el territorio histórico de Álava y financiado por el Departamento de Biodiversidad del Gobierno Vasco, se realizó una primera prospección de las diferentes cuencas hidrográficas de Álava. Gracias a este trabajo se pudo obtener una aproximación inicial a este grupo de especies, Además, durante el desarrollo de este trabajo, se detectó la presencia del mejillón cebra en el río Ebro, a su paso por la localidad de Puentelarrá.

Posteriores trabajos han permitido conocer con mayor detalle la situación de las diferentes poblaciones y las amenazas que afectan a cada población. Los datos que aportan estos informes técnicos realizados recientemente apuntan a una desaparición gradual y generalizada de las poblaciones de náyades en la CAV. Por razones de diversa índole, pero todas ellas relacionadas con la degradación y desaparición progresiva de su hábitat, hoy en día muchas de estas especies se encuentran gravemente amenazadas en esta región.

Actualmente, a la alteración y pérdida del hábitat hay que sumarle, además, la presencia del mejillón cebra, considerada una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas a nivel mundial y que puede agravar más la situación de las poblaciones de bivalvos autóctonos y acelerar su desaparición en un corto plazo de tiempo en este territorio.

En el año 2012 URA promovió y financió el estudio titulado Evaluación del impacto causado por el mejillón cebra sobre las poblaciones de bivalvos autóctonos en la cuenca del río Arratia y en los embalses de Urrunaga y Ullibarri Gamboa, y posteriormente en los años 2013-2020 ha promovido una serie de trabajos sucesivos, todos ellos titulados Evaluación del impacto causado por el mejillón cebra (Dreissena polymorpha) sobre las poblaciones de bivalvos autóctonos en el sistema de embalses del Zadorra (Urrunaga y Ullibarri Gamboa), que continúan con el seguimiento, control y evaluación de las poblaciones de náyades de ambos humedales.

Serias amenazas Gracias a los datos obtenidos en estos estudios se ha podido comprobar que muchas de las poblaciones de los embalses del sistema del Zadorra se encuentran seriamente amenazadas ante la invasión del mejillón cebra. Por eso, es importante continuar con este tipo de muestreos con el fin de poder realizar un seguimiento que permita analizar la respuesta y el grado de afección de las poblaciones de bivalvos autóctonos ante esta especie exótica.

noticias de noticiasdealava