El Plan de Vialidad Invernal de Euskadi activará hasta 201 máquinas quitanieves

Dispondrá de 27.600 toneladas de sal y 760.000 litros de salmuera, y siete grúas pesadas retirarán vehículos de gran tonelaje

05.11.2021 | 16:53
Un quitanieves en carretera

El Plan de Vialidad Invernal 2021-2022, que coordina el Gobierno Vasco, recoge la posibilidad de activar hasta un total de 201 máquinas quitanieves de las Diputaciones Forales y Autopistas; siete grúas pesadas, situadas en puntos estratégicos, para la retirada de vehículos de gran tonelaje y otros 130 vehículos que servirán de apoyo para las tareas de coordinación y vigilancia.

A estos dispositivos se sumarán las patrullas de las unidades territoriales de tráfico de la Ertzaintza, cuyo número se verá reforzado y podrá ser complementado por los recursos de las comisarías. Además, dispondrá de 27.600 toneladas de sal y 760.000 litros de salmuera.

La directora de Tráfico del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, Sonia Díaz de Corcuera, ha dado a conocer este viernes el Plan de Vialidad Invernal 2021-22, en la reunión celebrada en el Centro de Coordinación de Tráfico y Gestión de Emergencias de Euskadi, con representantes de las Diputaciones Forales, Autopistas, Ertzaintza, Atención de Emergencias y Meteorología y Gobierno central.

Al igual que los últimos inviernos, el plan se podrá activar de forma parcial, en función de la cota de nieve y del volumen de precipitación. En concreto, se activará en fase de seguimiento e información cuando la cota de nieve alcance los 1.000 metros de altitud y en fase operativa cuando la cota llegue a los 700 metros y el volumen de precipitación así lo aconseje.

Se trata de un plan de coordinación entre las diferentes instituciones y concesionarias de autopistas, que movilizan recursos en función de las previsiones meteorológicas y del impacto que se produzca en las carreteras de Euskadi.

ACTIVADO CINCO VECES EL INVIERNO PASADO

El periodo invernal 2020-2021 registró la cifra de activaciones del Plan más baja de los últimos periodos. La fase de seguimiento e información se activó en cinco ocasiones, una menos que en el ejercicio 2019-2020. La fase operativa, por su parte, se activó dos veces en el periodo 2020-2021, al igual que en los dos inviernos anteriores. En el periodo 2017-2018 se registraron 17 activaciones en total y en 10 de ellas hubo que activar la fase operativa.

A la vista de estos datos, la temporada invernal 2020-2021 ha sido la más calmada de los últimos inviernos, desde el punto de vista de la afección al tráfico por la presencia de nieve/hielo en la red viaria vasca. Por contra, en la campaña 2017/18 el Órgano de Coordinación del PVI tuvo que reunirse hasta en cinco ocasiones en Mesa de Crisis y en una ocasión en la campaña 2018/19, mientras que en las campañas 2019/20 y 2020/21 no fue necesario convocar al Órgano de Coordinación.

Según ha recordado el Departamento de Seguridad, las condiciones meteorológicas adversas obligan a extremar la precaución en la carretera. Es necesario moderar la velocidad y aumentar la distancia con respecto a los vehículos que circulan delante, dado que se necesita más espacio para frenar cuando el pavimento está mojado.

Los neumáticos han de estar en buenas condiciones, ya que cuando están desgastados no desplazan bien el agua y pueden producir accidentes. Por ello, se recomienda el uso de neumáticos de invierno, diseñados para proveer una mejor tracción, frenada y conducción en condiciones de agua, escarcha, hielo o nieve. Si no se cuenta con ellos, en caso de haber nieve en el pavimento, es necesario llevar cadenas y saber colocarlas para poder circular.

ATENCIÓN AL HIELO

Además, los días de mucho frío hay que tener especial atención al hielo; ni siquiera sistemas como el ABS o la tracción total evitan el riesgo de patinar. Por ello, es indispensable disminuir la velocidad y aumentar la prudencia.

Las escobillas de los limpiaparabrisas son otros de los elementos a cuidar; conviene mantenerlas en condiciones óptimas para tener una buena visión de la carretera cuando llueva o nieve.

A su vez, es "crucial" evitar los frenazos bruscos o circular a gran velocidad. La frenada ha de ser suave y gradual, para que las ruedas no se bloqueen y no se pierda el control del vehículo. En tal caso, se debe soltar el pedal de freno e intentar recuperar la tracción alternando el freno de motor con el pedal de freno.

Por último, a la hora de arrancar en nieve es importante hacerlo despacio. Si las ruedas patinan, es conveniente subir a una velocidad superior para reducir la fuerza que se aplica a las ruedas.

noticias de noticiasdealava