Escrivá solo ve razones "técnicas" en los dos años de bloqueo del IMV

Ortuzar cree que lo tendrá que desbloquear La Moncloa

25.01.2022 | 16:13
El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá

Pocas veces suele pronunciarse José Luis Escrivá sobre la negociación de la transferencia del Ingreso Mínimo Vital. El ministro de la Seguridad Social, identificado como un obstáculo para esta transferencia por parte del PNV, ha roto este martes su silencio en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros para atribuir a razones "simplemente técnicas" el retraso que acumula este traspaso, y que él mismo ha reconocido que se pactó hace casi dos años.

La pregunta que se le planteó a Escrivá aludía a las advertencias del PNV después de que el Ministerio tratara de transferir la materia con una fecha de caducidad de diez años prorrogables. Pero la pregunta también iba por otros derroteros y, en la línea de la crítica que le hace la derecha española a Sánchez, planteaba a Escrivá si estaba dispuesto a ceder ante los jeltzales y si planteaba, incluso, una ruptura de la caja única de la Seguridad Social, algo que nadie está reclamando en las negociaciones. Escrivá se ajustó al guion que ha defendido el Gobierno español desde que el PNV amenazó con retirar su apoyo a Sánchez si incumple el acuerdo, dijo que la negociación se encuentra en un punto "técnico", y negó que esté actuando fuera de la ley porque la CAV y Nafarroa están habilitadas para gestionar esta prestación social en virtud de su "singularidad foral".

ESCRIVÁ ADMITE: "TIENE TODO EL SENTIDO"

Este traspaso fue firmado por el Gobierno español en 2020 en el contexto de las prórrogas del estado de alarma, lo ratificó otra vez en la negociación de los Presupuestos estatales de este año a cambio de que el PNV no presentara una enmienda a la totalidad, y se comprometió igualmente en la tramitación de la ley del IMV. De ahí que el PNV haya avisado de que romperá con Sánchez si incumple este compromiso.

"Lo que estamos acordando con el Gobierno vasco, más que con el PNV, es desplegar la disposición adicional quinta que está enla ley del IMV, y simplemente hay discusiones técnicas, de naturaleza puramente técnica, sobre el instrumento jurídico concreto a la hora de conveniar y establecer cómo van a asumir el Gobierno vasco y el navarro lo que acordamos hace un año y medio. Es algo que por su singularidad foral deben gestionar. Tiene todo el sentido del mundo, no estamos cambiando nada", dijo Escrivá. 

NINGUNA NOVEDAD DESDE EL GOBIERNO VASCO

El portavoz del Gobierno vasco, Bingen Zupiria, por su parte, repitió que "no se ha producido ninguna novedad" tras las correciones y sugerencias que envió la consejera Garamendi a la ministra Rodríguez. También le envió ofertas sobre los traspasos de meteorología, gestión del litoral y fondo de protección a la cinematografía. Zupiria reconoció que han leído las palabras de la ministra en un medio (este periódico informó el lunes desde fuentes del Ministerio que no hay concreción sobre los plazos para este traspaso a pesar de la voluntad), pero siguen esperando una respuesta oficial.



El presidente de la Ejecutiva del PNV, Andoni Ortuzar, por su parte, avisó de que el traspaso "lo tendrá que desatascar Moncloa", ante las objeciones técnicas que siempre plantea Escrivá, según dijo en Onda Cero.



EL ESTADO Y LA COMISIÓN DE SEGUIMIENTO

Por otro lado, el Consejo de Ministros aprobó el real decreto por el que se crea la comisión de seguimiento del Ingreso Mínimo Vital, formada por el Gobierno español, las comunidades y una representación de las entidades locales. La intención de Escrivá es que sea un instrumento para prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social, para evaluar y realizar un seguimiento de las propuestas normativas y no normativas sobre el IMV, hacer seguimiento de los sistemas de intercambio de información y cooperar en la implantación de la Tarjeta Social Digital. Se refirió también a que los beneficiarios puedan acogerse a itinerarios de reinserción social.
 
Escrivá está en el centro de la controversia sobre el traspaso del IMV tras haber planteado en un primer momento que la transferencia no fuera tal, sino una mera encomienda de gestión que reservaba el pago y el control a la Seguridad Social. Una vez superado ese escollo, planteó un plazo de diez años que Garamendi también ha podido tumbar en sus conversaciones con Isabel Rodríguez para que la transferencia lo sea por un plazo indefinido.
noticias de noticiasdealava