Gestamp descarta más cierres y Tapia pide “flexibilidad”

La consejera insta a que los ajustes en Zamudio sean lo “menos traumático”

01.10.2020 | 00:01
La consejera vasca Arantxa Tapia valoró el cierre por Gestamp, de Matricería Deusto-GTS. Foto: Irekia

BILBAO – Gestamp, el grupo internacional vasco del sector de automoción que ha comunicado su intención de cesar la actividad en dos filiales en Bizkaia, las de la empresa de ingeniería de troqueles GTS (Gestamp Tooling Services) y la planta de producción anexa Matricería Deusto, señaló ayer que no contempla el cierre de ninguna planta más, ni en el País Vasco, ni en el Estado español

Mientras los trabajadores de las citadas plantas y sus representantes sindicales rechazan de plano el cierre, la consejera de Desarrollo Económico del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, emplazó a los trabajadores y responsables de Matricería Deusto y GTS, pertenecientes al grupo Gestamp, a dialogar y acordar "fórmulas de flexibilidad" que permitan que los ajustes laborales en ambas plantas sean "lo menos traumáticos posible". La representante del Gobierno Vasco recordó que el sector de la troquelería y matricería, al que se dedican ambas plantas, atraviesa por "dificultades" desde hace un año y la crisis generada por la pandemia solo ha "acelerado" ese proceso.

Tapia coincide con la tesis esgrimida por Gestamp para intentar justificar su decisión y recuerda que ante las incertidumbres sobre el futuro del automóvil convencional, de las motorizaciones diesel y el retraso en la adopción del vehículo eléctrico, los grandes fabricantes de coches han optado por no fabricar "ningún modelo nuevo", limitándose a seguir produciendo coches ya existentes y no precisan nuevos troqueles.

Por su parte, Izaskun Olano, presidenta del comité de empresa del centro que se quiere cerrar, recuerda que la ingeniería, con 54 trabajadores, y la matricería, con 177, "han tenido carga de trabajo. De hecho, en GTS se estaba trabajando para proyectos en Asia".

La representación sindical formada por LAB y ELA critica, según Olano, "la gestión interna que está desarrollando Gestamp en este área de negocio" y se cuestiona el cierre, "máxime cuando el grupo ha recibido ayudas públicas del Gobierno vasco".

En este sentido, Tapia reconoció que en junio se aprobó una ayuda de 8 millones de euros a Gestamp para la investigación en el área del coche eléctrico, un ámbito "absolutamente distinto" al de la actividad desarrollada por las dos plantas de Zamudio, y el grupo de automoción, según la consejera, está "ejecutando" el plan previsto. El drástico ajuste de Gestamp fue bien valorado ayer en Bolsa con una subida del 14% en la sesión.