Golpe de velocidad

Olaizola y Urrutikoetxea no pueden dar continuidad a su reacción y caen ante Ezkurdia y Martija, que fueron de menos a más para poder vencer

07.01.2020 | 06:19
Ezkurdia celebra uno de los tantos de ayer en el Astelena, con Urrutikoetxea de fondo.

Duración: 55:59 minutos de juego.

Saques: 1 de Olaizola II (tanto 8) y 2 de Ezkurdia (tantos 21 y 22).

Faltas de saque: Ninguna.

Tantos en juego: 4 de Olaizola II, 8 de Ezkurdia y 3 de Martija.

Errores: 3 de Olaizola II, 6 de Urrutikoetxea, 5 de Ezkurdia y 3 de Martija.

Marcador: 2-1, 3-2, 4-3, 5-3, 5-4, 6-8, 9-9, 10-10, 10-13, 11-16, 12-17, 12-18, 13-19, 13-20 y 13-22.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida a la par.

Incidencias: Partido de parejas de la séptima jornada del Parejas de Primera disputado en el frontón Astelena de Eibar. Lleno. En el primer partido, Elordi-O. Etxebarria ganaron a Agirre-Eskiroz (21-22). En el tercero, Elezkano II-Ruiz vencieron P.Etxeberria-Tolosa (18-5).

eibar- Aimar Olaizola y Mikel Urrutikoetxea dieron un pequeño paso atrás ayer en el Astelena de Eibar. La pareja de Baiko afrontó el choque ante Joseba Ezkurdia y Julen Martija con la confianza recuperada después de la victoria de la semana pasada y la posibilidad de meterse de lleno en la pelea por los primeros puestos. Pero el desenlace no fue el deseado y Olaizola y Urrutikoetxea abandonaron el frontón con otra derrota más y tocados en la clasificación, necesitados de una reacción. Los de Aspe apostaron por un juego sin excesivas florituras y metieron mucha velocidad al juego. El goizuetarra y el zaratamoztarra aguantaron los primeros golpes con entereza pero con el paso de los minutos el ritmo les sobrepasó y comenzaron a cometer errores. Todo lo contrario que sus rivales. Ezkurdia y Martija crecieron a la vez que el choque fue endureciéndose y lograron vencer por 13-22, lo que les acerca a la parte alta de la liguilla.

La victoria de la pareja de Aspe llegó con su fórmula habitual. Sin ser dos pelotaris capaces de alargar mucho sus pelotazos, Ezkurdia y Martija siempre se agarran al trabajo como su vía de supervivencia. El arbizuarra no dudó a la hora de echarse atrás para quitar las pelotas más complicadas a su compañero, mientras este tiró de piernas e instinto para estar en todas partes. Olaizola y Urrutikoetxea sufrieron para encontrar huecos y en la parte final cometieron muchos errores y eso les impidió aguantar en la pelea. Varios de esos fallos fueron provocados por la velocidad con la que jugaron Ezkurdia y Martija, que a pesar de estar varios tantos dominados, se las ingeniaron para contraatacar a base de golpes cortos pero violentos.

Los colorados llevaron el dominio durante la apertura del partido. Urrutikoetxea mandó con solvencia en los cuadros largos y consiguió quitar el aire a Ezkurdia, obligado a retrasarse para aliviar el trabajo de Martija. Eso dejó a Olaizola mucho espacio cerca de frontis. El goizuetarra entró poco en juego, pero cuando lo hizo fue un cuchillo. Sus remates hicieron subir varios cartones. Sin embargo, la pareja azul siempre se las ingenió para mantenerse viva y pequeñas tacadas le hicieron mantener el marcador igualado (5-5).

Pero a partir de ahí, Ezkurdia empezó a desatarse. Dio un paso más a la hora de buscar acabar el tanto y los colorados empezaron a sufrir. Olaizola y Urrutikoetxea aguantaron igualados hasta el 9-9, pero empezaron a cometer errores y eso hizo que los azules pusieran pies en polvorosa. Un par de fallos de los de Aspe les hicieron revivir el recuerdo de remontadas pasadas, pero esta vez todo quedó en un susto. Ezkurdia y Martija cerraron el choque sin apuros para acabar la primera vuelta del parejas con sensación de que pueden pelear contra cualquier oponente.

partido previo El festival comenzó con el encuentro del Parejas de Segunda que enfrentó a Aitor Elordi y Oier Etxebarria contra Asier Agirre y Iosu Eskiroz. Los vizcainos consiguieron aguantar mejor la dureza del encuentro y en un final de infarto vencieron por 21-22. Una volea magistral del delantero de Mallabia decantó el encuentro a favor de la pareja azul.