El Real Madrid se queda helado ante Osasuna

empate Los de zidane no pueden con el equipo serio que presentó arrasate

10.01.2021 | 00:40

Osasuna0

Real Madrid0

OSASUNA Herrera; Nacho Vidal, David García, Aridane, Juan Cruz; Oier, Iñigo Pérez, Moncayola; Rubén García (Jony, min.77), Roberto Torres y Calleri (Budimir, min.78).

REAL MADRID Courtois; Mendy, Sergio Ramos, Varane, Lucas Vázquez; Casemiro, Kroos, Modric (Isco, min.75); Asensio (Valverde, min.66), Hazard (Mariano, min.75) y Benzema.

Árbitro Soto Grado (C.Riojano). Sin amonestados.

Estadio El Sadar.

iruñea – El Real Madrid, como le ocurrió hace dos jornadas en Elche, volvió a ceder dos puntos ayer al no pasar del empate en Pamplona ante Osasuna (0-0), lo que le impide situarse como líder provisional de la Liga. En un partido con nieve y mucho frío, el conjunto de Zinedine Zidane apenas pudo desbordar la defensa del equipo de Jagoba Arrasate y casi ni creó peligro ante Sergio Herrera. El empate deja al Real Madrid segundo a un punto del Atlético de Madrid con tres partidos más disputados, ya que el cuadro rojiblanco no pudo enfrentarse al Athletic por el temporal de nieve que azotó el centro de España.

El equipo dirigido por Zidane no estuvo fino, no supo leer lo que le propuso Osasuna y se marchó de Pamplona sin haber sufrido, pero sin haber generado claro peligro en la meta contraria. Tan solo Benzema lo intentó en un par de ocasiones y ambas fueron anuladas por fuera de juego. El choque se le escapó entre los dedos a un Madrid que estuvo igual de frío que el tiempo.

La primera parte fue más de los rojillos que de los merengues, fastidiados por el estado del terreno de juego pese al enorme trabajo de los operarios de Osasuna, que estuvieron limpiando la nieve durante todo el día para que pudiera disputarse el encuentro.

Calleri fue quien llevó la iniciativa en el conjunto de Jagoba Arrasate, más acostumbrado a jugar con dificultades. Otra vez el Madrid sufría fuera de casa, de igual manera que hace dos semanas en Elche (1-1), su último traspié. La más clara para los navarros fue un testarazo de Oier que obligó a una gran parada de Courtois, a la media hora, y la mejor para el Real Madrid pasó por un centro de Luka Modric con el exterior -marca de la casa- que no encontró destinatario a escasos centímetros de la portería defendida por Sergio Herrera, muy fiable y otra de las armas de los navarros.