La hostelería vasca lleva al TSJPV las limitaciones horarias

Las asociaciones de hostelería de Bizkaia, Gipuzkoa y Araba recurrirán a la justicia para evitar las restricciones horarias

06.04.2021 | 20:56
Los hosteleros de Euskadi quieren evitar la reducción de los horarios en interiores distada por el Gobierno vasco

Las asociaciones de hostelería de Bizkaia, Araba y Gipuzkoa recurrirán las restricciones que establecen diferentes franjas horarias de apertura en los establecimientos que se encuentren en zona roja para tratar de frenar el incremento de los contagios por coronavirus.

En los próximos días presentarán un recurso de nulidad contra el decreto 16/2021 del Gobierno vasco del pasado 26 de marzo aunque, de momento, no contemplan la petición de medidas cautelares. "Es una medida que no tiene ningún sentido", lamenta el gerente de los hosteleros vizcainos, Héctor Sánchez.

Las tres asociaciones de hosteleros han mantenido esta tarde una reunión en la que han tomado la decisión de recurrir el punto número 3 del citado decreto, por el que solo se permite atender en el interior de los establecimientos de hostelería de 6.30 a 9.30 y de 13.00 a 16.30 horas en aquellos municipios cuya tasa de incidencia supere los 400 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Según ha explicado el gerente de la asociación vizcaina, el recurso se presentará a finales de esta semana o principios de la próxima, ya que los hosteleros están en contacto con otros sectores que pudieran sumarse al mismo, como pudiera ser el de los locales de juego, "cada uno en el ámbito que les afecta".

El recurso se presentará de forma conjunta entre las tres asociaciones, al igual que se realizó contra el anterior decreto que cerraba los bares en municipios con una tasa superior a los 500 casos y que fue suspendido de forma cautelar por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, ya que "es algo que afecta a toda Euskadi".


MEDIDAS CAUTELARES


Eso sí, en este caso no se van a solicitar medidas cautelares contra las restricciones "porque hace falta tener datos sobre los que poder pedir esa suspensión. Hay que esperar a ver cuál es el efecto para argumentarla; no se trata de pedir una suspensión cautelar por pedir, sino hacerlo con argumentos. Y cuando apenas ha pasado una semana de la medida, sabiendo que las consecuencias de cualquier acción que se lleve a cabo se reflejan en 10 o 14 días, hoy en día es todavía prematuro", explica Sánchez.

Entre las razones que han llevado a los hosteleros a interponer este recurso, el gerente argumenta que "la distinción entre franjas horarias no tiene ninguna base científica ni sanitaria. No parece que tenga mucha lógica porque es precisamente a desayunar y a comer cuando más gente va a un bar. No creemos que sea una medida adecuada para atajar un problema que estamos viviendo todos desde un punto de vista sanitario".