El temporal amaina

Dos parapentistas heridos en sendos accidentes en Sopela y Orio

Ambos cayeron en las zonas de costa respectivas desde donde habían saltado minutos antes del accidente

11.01.2021 | 00:29

Vitoria – Dos hombres resultaron heridos ayer en circunstancias muy similares después de que perdieran el dominio del parapente en el que volaban y se precipitaran a la arena y el mar en los municipios costeros de Sopela, en Bizkaia, y Orio, en Gipuzkoa, respectivamente. El primero de los accidentes ocurrió en los acantilados de la playa sopeloztarra de Barinatxe, una zona tradicional donde los aficionados a volar en telas rectangulares practican este deporte. Por razones que se investigan, uno de estos deportistas cayó hasta la arena poco después de la una del mediodía. Avisado el 112 de Emergencias se trasladaron al lugar efectivos de los Bomberos de la Diputación que se encargaron de atender y estabilizar en primera instancia al herido y, tras sacarlo de la arena de la playa, trasladarlo hasta donde esperaba una ambulancia de la DYA. Después de ser atendido por los efectivos sanitarios fue llevado al Hospital de Urduliz en un operativo en el que también actuó la Policía Municipal.

Dos horas después sobre las 15.15 horas ocurría un accidente similar en la costa de Orio. Según indicaron fuentes de la Ertzaintza, el suceso ocurrió cuando otro parapentista se precipitó cerca de la playa Antilla, pero esta vez cayó al mar. Tres surfistas que estaban en la zona cercana y vieron los hechos se acercaron hasta el hombre que con la tela del parapente al lado flotaba en el mar cerca de la zona de costa. Los jóvenes ayudaron con sus tablas al parapentista a acercarse a la arena de la playa. Allí fue atendido por efectivos sanitarios de una ambulancia de la Cruz Roja aunque no hizo falta su traslado a centro sanitario alguno.

Por otra parte, el servicio ferroviario de Euskotren se interrumpió ayer al mediodía a la altura de la localidad guipuzcoana de Ikaztegieta tras caer a las vías un vehículo todo terreno que circulaba por una carretera colindante. Afortunadamente, ninguno de los ocupantes del vehículo resultó herido de gravedad, aunque el conductor fue atendido de problemas en la espalda.