Una virgen bendice desde un helicóptero a los vecinos de una ciudad

07.12.2020 | 02:20

italia – Debido a las medidas impuestas para contener la propagación del coronavirus, las autoridades de la ciudad italiana de Rieti decidieron realizar la procesión anual de la estatua de Santa Bárbara sobre el municipio. La figura de Santa Bárbara, patrona de Rieti, sobrevoló el pasado jueves en un helicóptero los puntos estratégicos de la ciudad como centros de salud, residencias de ancianos, entre otros. La procesión estuvo a cargo del Cuerpo de Bomberos, que de esa forma quiso agradecer todo el trabajo del personal sanitario y trabajadores de primera línea en la lucha contra el coronavirus. Rescatan a un marinero flotando sobre un trozo de su barco en alta marestados unidos – Stuart Bee, un estadounidense de 62 años que había desaparecido mientras navegaba fue encontrado con vida el pasado domingo en alta mar aferrado a la proa de su barco, que era lo único que aún flotaba de la embarcación después de que volcara. Stuart había salido el viernes 27 de noviembre por la tarde de un puerto deportivo de Puerto Cañaveral (Florida, EEUU) a bordo de un bote Sean Ray de casi 10 metros de eslora. Al día siguiente un trabajador del puerto alertó a los servicios de emergencia, asegurando que, por lo general, Stuart no pasaba la noche en el agua. La Guardia Costera emprendió de inmediato una búsqueda, y pidió a todas las embarcaciones de la zona costera de Florida vigilar e informar sobre cualquier hallazgo. Sin embargo, ese sábado no hubo señales del sexagenario, hasta que el día siguiente hacia las 11 de la mañana, un buque portacontenedores detectó a Stuart a unos 138 kilómetros de Puerto Cañaveral. El navegante, que luchaba por no caer al agua de lo que quedaba de su barco, se había quitado la camiseta para agitarla y así llamar la atención de la tripulación del portacontendedores, aseguró David Micallef de la Guardia Costera. El barco de Stuart había sufrido un fallo mecánico que le impidió seguir moviéndose. Cerca de la medianoche del sábado 28, el marinero se despertó por una repentina ráfaga de agua que entró hasta su cabina, minutos antes de que casi todo su navío se hundiera y Stuart se las arreglara para aguantar toda la noche sobre la proa flotante hasta que le rescataron. "Salvar vidas es nuestra mayor vocación", aseguró el Capitán Mark Vlaun, comandante de la Guardia Costera de Jacksonville.