Motor

Lo original es volver al origen

Ser original, volver al origen, recuperar la esencia, al menos en BMW, implica retornar a una berlina deportiva elegante y prestacional, refinada,

09.01.2022 | 00:36
El nuevo Serie 4 Coupé combina la siempre elitista línea deportiva de un cupé con la practicidad de las cuatro puertas de una amplia y confortable berlina. Fotos: BMW

De entre las muchas –y habitualmente excelentes- campañas publicitarias de BMW que recuerdo, hay dos momentos que sobresalen por encima del resto: el primero, la mano de un conductor, con la ventanilla del coche bajada, acariciando la brisa, dulcemente, como si dibujara olas de mar dando forma al viento; y el segundo, la pregunta al final del spot "¿te gusta conducir?". Esas dos secuencias asociadas a los conceptos de refinamiento, sofisticación, deportividad y diseño elegante resumirían, al menos para un servidor, la esencia de BMW. Pues bien, esas seis ideas más una razonable dosis de funcionalidad y sentido común definen de forma casi completa lo que representa el nuevo BMW Serie 4 Gran Coupé que acaba de lanzar al mercado la firma alemana ahora ya en su segunda generación, tras una primera de indudable éxito.

Este nuevo cupé de cuatro puertas, disponible desde 50.550 euros, según precisa BMW, "cautiva la imaginación con una dinámica de conducción notablemente mejorada, un diseño más afilado siguiendo el lenguaje de diseño de la casa, una refinada sensación premium para su interior y una serie de novedades en las áreas de servicios y conectividad. Además del placer de conducir y la elegancia deportiva que caracterizan a la marca, la moderna funcionalidad es el elemento central de este concepto de gran cupé para el segmento premium de tamaño mediano. El cómodo acceso a la parte trasera del habitáculo, los cinco asientos funcionales, el gran portón trasero y el compartimento de carga de uso variable garantizan que el nuevo Serie 4 Gran Coupé conserve un gran conjunto de aptitudes para la conducción diaria y los viajes más largos".

La nueva generación crece en espacio interior merced a unas cotas que se incrementan, con una longitud de 4,783 metros de largura (143 mm más), 1,852 metros de anchura (27 mm más), 1,442 metros de altura (53 mm más) y 2,856 metros de distancia entre ejes (46 mm más), contando también con unos anchos de vía mayores: 1,595 metros delante (50 mm más) y 1,623 metros detrás (29 mm más), y un maletero de 470 litros (39 litros más) ampliables hasta 1.290 litros abatiendo el respaldo trasero con su típica división 40/20/40. Además, la banqueta posterior permite instalar tres asientos infantiles, dentro de un interior con un diseño y calidad de terminación sobresalientes, y que todavía puede mejorar con el M Sport Package o detalles específicos como los asientos calefactados y ventilados, las tapicerías en cuero Vernasca y BMW Individual, los revestimientos Sensatec o en cuero para el cuadro de instrumentos, el techo solar corredizo/inclinable acristalado de gran tamaño, la iluminación ambiental o el sonido envolvente Harman Kardon, por citar algunas exquisiteces.

La oferta mecánica del Serie 4 Gran Coupé culmina con la versión M440i xDrive, un gasolina de seis cilindros en línea y tres litros (2.998 cc) con tracción a las cuatro ruedas que aporta 374 CV y 500 Nm, con 250 km/h de velocidad punta y un consumo de 8 a 8,5 litros en ciclo combinado. Por debajo, el 430i dispone de un gasolina de cuatro cilindros y dos litros (1.998 cc) con 245 CV y 400 Nm que llega a 250 km/h y demanda entre 6,8 y 7,6 litros. Este mismo propulsor en el 420i entrega 184 CV y 300 Nm, alcanza los 235 km/h y consume entre 6,6 y 7,3 litros. Las propuestas diésel (420d y 420d xDrive), que al igual que el M440i xDrive emplean tecnología de baja hibridación para aumentar su dinamismo y eficiencia, disponen del motor de dos litros (1.995 cc) con 190 CV y 400 Nm, velocidades punta de 235 y 233 km/h y gastos medios entre 4,8 y 5,7 litros. La apreciable mejora en la eficiencia energética también se debe a una cuidada aerodinámica, con un CX de sólo 0,26, menor que su predecesor, y en la que también influye el control activo de las aletas de refrigeración y unos bajos casi completamente carenados.

Todos los propulsores emplean la caja de cambios automática Steptronic Sport de ocho velocidades con levas en el volante y la función Sprint para atender las exigencias deportivas más elevadas. Y es que el dinamismo es una de las grandes prioridades del Serie 4 Gran Coupé, que ha visto optimizado su chasis, suspensiones y amortiguación para ofrecer una respuesta sobresaliente ante las exigencias más elevadas, para las que la suspensión M Sport y la M adaptativa, equivalente a la M Sport y con regulación electrónica, representan la solución definitiva. La dirección deportiva variable, los frenos M Sport y el diferencial M con función de bloqueo completamente variable y control electrónico en el diferencial trasero completan el abanico de soluciones para los conductores más veloces. Asimismo, el interminable listado de asistencias a la conducción, con 40 sistemas diseñados para ayudar en el manejo y aparcamiento, o la conectividad de última generación y adaptada a las preferencias de uso del usuario (con la pantalla táctil, el controlador BMW, los botones multifunción del volante, el control por voz o el control gestual BMW) definen el nivel de sofisticación de este lujoso cupé y berlina a la vez. Un brillante retorno a los orígenes.

Llega con motores de gasolina y diésel de 184

a 374 CV, baja hibridación, tracción total y trasera

y cambio automático

BMW lanza la segunda generación del Serie 4 Gran Coupé, un espacioso y deportivo gran turismo que cautiva con su elegante belleza

noticias de noticiasdealava