motor

Silencio, se rueda

24.10.2021 | 01:23

Seat se adentra en la movilidad eléctrica con una propuesta revolucionaria en su historia, su primera motocicleta. El nuevo Seat MÓ eScooter 125 es un vehículo ideal para la ciudad y periferia que triunfa en silencio.

El poder del silencio. Insertas la llave, aprietas la maneta de freno, escoges el modo de conducción y ya estás preparado para iniciar la marcha. Sin ruido ni vibraciones, es el principio de una nueva era en la que desplazarse por ciudad ya no implica emitir gases contaminantes ni molestos ruidos. Me encanta la idea de la moto y sobre todo del escúter eléctrico, un vehículo eminentemente urbano, práctico, funcional, ágil, rápido, eficiente, dinámico y hasta divertido. Y el nuevo Seat Mó eScooter 125, la primera moto de Seat, eléctrica además, es el ejemplo perfecto.

Durante una intensa mañana de viernes –bastante fría, por cierto, así que ya les digo de entrada que entre la amplia y acertada lista de accesorios que Seat plantea para este MÓ escogería sin la menor duda la pantalla elevada, la manta cubrepiernas y el baúl trasero con su correspondiente parrilla–, he disfrutado de la novedosa y satisfactoria experiencia de moverme en ciudad y periferia con un escúter eléctrico de 9 KW (unos 12 CV) y 240 Nm. Acostumbrado desde hace más de cuatro décadas a rodar en moto y a desplazarme por la urbe en los últimos quince años en escúter, primero un 150 y ahora un 400 cc, saltar a los mandos del MÓ ha supuesto la confirmación de que el camino de los eléctricos de dos ruedas en ciudad no tiene marcha atrás. Son el arma definitiva para llegar rápida y cómodamente a nuestro destino, sin ocupar apenas sitio en la vía al movernos ni a la hora de aparcar, consumiendo poquísima energía –anuncia un gasto homologado de 0,07 kWh cada 100 kilómetros– y aportando fluidez al tráfico.

El Seat MÓ, además, es todo un ejemplo de producto de alto nivel, con una calidad contrastada, fabricado con materiales sólidos y con un diseño estético y funcional sencillamente irreprochable A su motor ubicado en la rueda trasera suma una batería colocada en el centro, bajo el asiento, extraíble como una maleta de viaje con sus ruedas para llevárnosla a casa o al trabajo para recargarla. También se puede conectar directamente la moto a la red, con un tiempo máximo en un enchufe doméstico entre seis y ocho horas. La lista de ideas prácticas e inteligentes que atesora este escúter es francamente extensa: iluminación led, marcha atrás, frenada regenerativa (se carga de energía al apretar la maneta derecha, con la izquierda accionamos los dos frenos de disco), hueco bajo el asiento con capacidad para dos cascos integrales, plataforma plana con gancho portabultos, caballete central y lateral, cargador USB, APP que permite tener, entre otras informaciones, localizado el vehículo y conocer su autonomía, encender y apagar el motor, comprobar su nivel de carga, alertarnos de su caída o robo, o estar al día del mantenimiento, amén de la correspondiente conectividad con nuestro smartphone.

A los mandos, lo primero que llama la atención es la sensación de ligereza (152 kilos en total) con un bajo centro de gravedad que permite maniobrar con absoluta facilidad entre el tráfico urbano. Tremendamente manejable, le coges el aire a los pocos metros y desde el primer instante te colocas el primero de la fila. Su brillante aceleración y lo fácil que llegas al suelo te dan ese plus de confianza para rodar con alegría y seguridad. Bien de frenos, con unos buenos neumáticos (Pirelli Angel Scooter) y amplias medidas (120/70-15 y 140/70-14), además las suspensiones cumplen en cuanto a confort, aunque en firmes rotos transmiten bastante las irregularidades, lo habitual en un escúter pequeño. La estabilidad es correcta en recta y curva, si bien se nota que la mayoría del peso pivota sobre la rueda trasera, lo que aligera bastante el tren delantero. Pero como las velocidades no son elevadas, tampoco supone mayor problema.

Respecto a los modos de conducción, que determinan las prestaciones (velocidad máxima y aceleración) y autonomía, el Eco aporta hasta 67 km/h de punta y 137 km de recorrido, con el City en 85 km/h y unos 100 km, y el Sport en 95 km/h y 80 km. Para un servidor y salvo que rodemos por vías rápidas, donde el Sport nos dará más confianza y tranquilidad, la opción preferente es el City, con una respuesta consistente en velocidad y aceleración y una autonomía satisfactoria. Otro detalle donde este Seat Mó destaca es en lo fácil que resulta circular a las bajas velocidades que se imponen en muchos tramos de nuestras ciudades, esos espacios donde con un motor de combustión tradicional resulta una auténtica tortura rodar a 40, 30 y hasta a 20 km/h.

Por último, el precio de 6.250 euros baja a 4.650 financiando y con las ayudas gubernamentales. Sin duda, este Seat Mó eScooter 125 es una alternativa convincente y ecológica a la moto tradicional, al coche y hasta al transporte urbano.

El nuevo Seat MÓ eScooter 125 se conduce con carné de coche, pero con la agilidad y eficiencia de las dos ruedas

Seat se adentra en el sector de las motos ciudadanas con un escúter eléctrico innovador y de alto nivel

noticias de noticiasdealava