motor

Ofensiva Q5 de Audi

25.04.2021 | 01:21
Ofensiva Q5 de Audi

La exquisita elegancia de una berlina, la deportividad de un cupé y la robustez de un todoterreno, todo ello combinado, dan como resultado el nuevo Audi Q5 Sportback. Y eso es sólo una parte de la ofensiva Q5 de Audi.

Audi pone toda la carne en el asador y lo hace comenzando por su gama Q y muy especialmente con su seductor modelo Q5 Sportback, excelentemente acompañado por la nueva versión deportiva SQ2 y las ediciones especiales de las gamas Q7 y Q8. El modelo intermedio de la oferta SUV del fabricante de los cuatro aros es todo un superventas, a pesar de tratarse de un producto selecto y exclusivo, al que ahora Audi ha decidido dar un nuevo impulso con la comercialización en nuestro mercado de su variante SUV cupé, la Q5 Sportback, provista de los motores 35 TDI (diésel de 163 CV y 370 Nm, desde 55.080 euros), 40 TDI (diésel de 204 CV), SQ5 (tope de gama, diésel 3.0 V6 TDI de 341 CV y 700 Nm, desde 82.160 euros) y 45 TFSI (gasolina de 265 CV). Asimismo, Audi inicia la venta de las variantes híbridas enchufables, 50 TFSIe y 55 TFSIe, de las dos carrocerías, Q5 y Q5 Sportback.

Comenzando por el Q5 Sportback con mecánicas más tradicionales, todas equipadas con cambio automático S tronic de siete marchas, la llegada de la variante deportiva del Q5 representa la incorporación del tercer SUV cupé de Audi a nuestro mercado, en este caso con todos sus motores equipados con tecnología Mild Hybrid (MHEV), que cuentan con el distintivo Eco de la DGT. Caracterizado por la inclinación de su luneta posterior y el diseño descendente de la zona acristalada en la vista lateral, lo que le confiere una poderosa y dinámica apariencia, conserva la distancia entre ejes de su hermano (2,82 metros), el Q5, lo que le garantiza una brillante habitabilidad, con una altura y anchura de carrocería idénticas, mientras que la largura crece 7 milímetros para quedarse en 4,69 metros. Su amplio maletero de 510 litros, ampliables a 1.480 litros plegando los asientos traseros, completa unas capacidades más que satisfactorias.

Como era de esperar, el rendimiento de los propulsores está al nivel de la marca y el prestigio del Q5. El cuatro cilindros 2.0 TDI del 35 TDI de 163 CV, aquí con tracción delantera, alcanza los 213 km/h y pasa de 0 a 100 km/h en 9 segundos; en tanto que el 40 TDI ya dispone de tracción total Quattro y con sus 204 CV y 400 Nm llega a los 222 km/h y acelera hasta los 100 km/h desde parado en 7,6 segundos. También con tracción total Quattro, el 45 TFSI (2.0 de gasolina de 265 CV y 370 Nm) se estira hasta los 240 km/h y acelera en 6,1 segundos; sin duda el motor más divertido de todos, lo cual ya es mucho decir teniendo en cuenta cómo se las gastan sus hermanitos. Como tope de gama, el SQ5 Sportback emplea el diésel 3.0 TDI de seis cilindros en uve, que entrega 341 CV y 700 Nm, aquí también con tracción Quattro y caja automática Tiptronic de ocho relaciones, compresor eléctrico EPC y unas prestaciones sobresalientes: 250 km/h de punta, autolimitada, y sólo 5,1 segundos de 0 a 100 km/h. Toda una auténtica joya, aunque a precio de diamante, 82.160 euros.

Los nuevos y deportivos Q5 Sportback pueden equipar suspensión deportiva con ajustes específicos, control de amortiguación damper control, suspensión neumática adaptativa que ajusta además la altura de carrocería en un rango de 60 milímetros, dirección dinámica (varia la desmultiplicación y la asistencia en función de la velocidad), así como una interminable dotación de equipamiento repartida en los acabados Advanced, S line y Black line, además de los paquetes de confort y de las asistencias a la conducción en los packs City y Tour.

Junto a la llegada de los Q5 Sportback, Audi cuenta en esta gama Q5 con la gran novedad de sus híbridos enchufables para los Q5 y Q5 Sportback, con dos niveles de rendimiento para ambas carrocerías: 50 TFSIe (299 CV) y 55 TFSIe (367 CV), provistos de una nueva batería de 14,4 kWh de capacidad y una autonomía WLTP de 62 kilómetros, distintivo ambiental cero emisiones de la DGT y precios que parten de 60.210 euros. Estos propulsores se sirven del motor de gasolina 2.0 TFSI de 265 CV, cuentan con tracción total Quattro y caja de cambios automática S tronic de siete marchas. Junto a unos consumos de combustible homologados de entre 1,5 y 1,8 litros, estos híbridos enchufables presentan la ventaja de que pueden recargar sus baterías en una toma doméstica en poco más de seis horas.

Por último, la ofensiva Q de Audi se completa con el inicio de la comercialización del SQ2, la variante más deportiva del Q2, aquí con el motor 2.0 TFSI de 300 CV y 400 Nm, tracción Quattro, 250 km/h de velocidad punta, 4,9 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, además de un equipamiento de auténtico lujo, todo por 52.780 euros. Asimismo, Audi ha confeccionado unas series especiales denominadas Ediciones Plus para los modelos Q7 y Q8 en el mercado español, con las que ofrece dotaciones extra de equipamiento, tanto de asistencias a la conducción como de confort y dinamismo, a precios mucho más contenidos que si se escogieran esos elementos por separado.

Los nuevos TFSIe cuentan con potencias de 299 y 367 CV y disponen de autonomías eléctricas que llegan a 62 kilómetros

Audi da un impulso más deportivo a su Q5 con la variante Q5 Sportback y sus propulsores de combustión e híbridos enchufables

noticias de noticiasdealava