Laura Martínez: "Hago de un rincón un lugar muy especial"

Laura Martínez enseña en el canal DeCasa a cambiar estancias con métodos fáciles de acometer y asequibles al bolsillo. 'Customiza tu casa' muestra rincones para todos los gustos.

16.10.2020 | 20:38
Laura Martínez.

Cose desde que era niña y hace tiempo que convirtió lo que fue juego en una profesión. Aquellos vestidos para muñecas se han convertido en prototipos para la ropa que hace ahora. En esta ocasión, Laura no enseña a customizar ese jersey que te han regalado y no te gusta mucho, porque ha llegado al canal DeCasa con la maleta llena de ideas y de telas de mil colores para reformar cualquier rincón del hogar que pueda parecer falto de vida. No le atrae la decoración minimalista, aunque no le disguste, ni tampoco la barroca; ella tira por la calle del medio y prefiere ambientes alegres y llenos de color.

¿Cómo ha cambiado el programa en esta temporada?
La vez anterior hacíamos piezas que podíamos colocar en un lugar u otro, mientras que en esta ocasión lo que hacemos es crear piezas concretas para poder dar un ambiente diferente a rincones también concretos de casa. Se trata de dar un aire diferente a ese espacio especial que tanto te gusta y en el que quizá notas que falta algo. Digamos que hago de un rincón un lugar muy especial.

¿Qué tipo de piezas pueden dar un aire diferente a nuestro rincón favorito?
Hay de todo, desde un carrito para desayunar en una cocina, a una hamaca de playa que, colocada estratégicamente, puede hacer que un ambiente se respire de otra forma. Forrar una cajonera puede convertir un espacio en un sitio íntimo y perfecto. Utilizo mucho textil estampado, y quizá esto sea el sello de mi trabajo.

Generalmente llamamos a profesionales para decorar o redecorar una estancia.
Lo que sugiere mi programa son ideas para que seamos nosotros mismos quienes cambiamos un espacio. A veces no se necesitan grandes modificaciones porque no hay obras que puedan requerir la presencia de profesionales. Con unas telas y cuatro cosas más –imaginación también, claro– nos podemos encontrar con un rincón totalmente diferente.

¿Cuál es el objetivo de sus reformas caseras?
Cada persona puede tener uno. Podemos convertir un espacio sin ningún uso en algo funcional. También lo podemos dotar de elementos que lo hagan más bonito, más agradable a la vista o más de acorde con nuestros gustos. Una tela puede dar un aire diferente a esos sofás de siempre. Parecerá que hemos cambiado los muebles, pero no hemos hecho más que retapizarlos y adecuarlos de una forma que nos sea más atractiva a la vista. Una casa no es un simple recinto en el que habitamos y ya está, nos tenemos que sentir cómodos en ella.

Usted tiene unas habilidades especiales para hacerlo, pero, ¿cree que están al alcance de cualquier espectador?
Tengo esas habilidades porque las he desarrollado, pero todo el mundo puede hacerlo con un poco de práctica. Puede que la primera vez no te salga bien, así que es cuestión de insistir y ya verás cómo al cabo del tiempo tu imaginación se impone y conseguirás ese rincón en el que con una mesa sencilla que tú has hecho y un sofá retapizado según tus gustos se convierte en tu lugar preferido para leer, ver la tele o escuchar música.

¿Algún estilo en concreto, o es mejor ir por libre?
Yo, por ejemplo, voy por libre, pero lo que está claro en mi caso es que lo mío es el color y la mezcla.

Pero si se va la mano yendo por libre, puede ser todo un caos.
Puede serlo, pero a veces un poco de caos no está mal. Me encantan los estilos más minimalistas, pero no es lo que me sale hacer y tampoco forman parte de mi vida fuera de la televisión. Lo que de verdad me gusta es el color, y me siento bien en una estancia que rebose color. Me parece que tiene más vida que los sitios monocolores.

La sobriedad no es lo suyo, ¿no?
Ja, ja, ja€ Más bien, pero aunque utilice un color sobrio, siempre voy a buscar ese toque que dé cierta chispa a un rincón o a una habitación. Fíjate, tampoco hace falta tanto: colocar una serie de plantas en un rincón hace que ya haya cambiado totalmente; mover unos muebles y darles otro aire puede conseguir que esa habitación que hasta hace unos días era sobria y austera se convierta en el lugar más cálido y especial de la casa.

¿Le va lo barroco?
Para nada. Que me guste dar color a la casa no significa que me vaya un estilo recargado. A mí lo que me gustan son los estilos divertidos, esos en los que te puedas sentir lo que eres.

Tendrá sus colores preferidos...
Siempre el amarillo, que me chifla.

¿Es usted de las que arriesgan?
Totalmente, pero lo haría más si utilizaría un naranja o un rojo intenso. Puedo decir que a la gente que nos gusta el amarillo nos gustan también las formas irracionales en todos los sentidos.

A muchos les gusta clasificar los colores por temporadas estacionales.
Es cierto que hay colores más frescos que nos pueden aproximar a la primavera y al verano, mientras que otros son más de otoño o más de invierno. Puedes crear en casa rincones que uses más en una temporada u otra, pero siempre hay que tener en cuenta que la casa es para habitarla todo el año y lo que debe tener es tu propio sello. A mí no me gusta convertir las casas en invierno en algo muy oscuro, pero tengo que reconocer que en invierno un cojín de pana es muy agradable, aunque luego en verano te da calor y mejor escogemos uno de algodón.

Así que le podemos dar aires otoñales e invernales y también frescos y primaverales.
Sí. Hablando de cojines, podemos tener de invierno y de verano, o podemos hacer esas mantas cálidas y agradables para protegernos del frío y que colocadas adecuadamente nos dan un toque diferente. Cambiar la casa es fácil, hacer unas simples cortinas o ponerles unos pompones ya da un ambiente diferente.

Pero lo que nos está diciendo es que tenemos que saber coser, una disciplina que no se le da bien a todo el mundo.
Lo que yo planteo a través del programa son proyectos muy básicos, mucho más fáciles de abordar que la elaboración de una prenda donde si una costura está torcida no te va a sentar bien al cuerpo. Si una cortina se nos tuerce, el pliegue lo disimula. Lo que hace falta es tener la iniciativa y el arrojo de coger la máquina de coser. No es necesario tener un dominio alto de la técnica de costura, todo es mucho más sencillo. Y en otros proyectos no existen el hilo y la aguja, porque estamos grapando o pegando. Siempre decimos que cualquier proyecto hay que adaptarlo a las capacidades de quien lo va a realizar.

¿Somos muy clásicos a la hora de decorar las casas?
Hay de todo. Antes había esa idea de muebles para toda la vida, ahora no. Creo que cada vez más la gente busca que su casa refleje su personalidad. Antes quizá había menos oferta a la hora de comprar, mientras que ahora las posibilidades de crear ambientes con estilos distintos y más adecuados a nuestro carácter se multiplican. Puedes coger una idea de aquí, otra de allí y crearte un ambiente a tu medida.

Siempre ha tenido pasión por las telas, ¿a qué se debe?
Desde niña me han encantado. Este año he pasado por el pueblo donde siempre disfrutaba los veranos de pequeña y me he encontrado una caja con las cosas que hacía para mis muñecas cuando tenía ocho o nueve años. Yo no jugaba con las muñecas al estilo clásico de otras niñas, no; a mí me interesaban para vestirlas. Disfrutaba haciéndoles vestidos, pantalones, chaquetas€ En esa caja me he encontrado los prototipos de muchas cosas que hago ahora.
Es curioso que el juego infantil de coser se haya convertido en una parte esencial de su profesión.
Sí, y además es que no fue algo premeditado, fue creciendo poco a poco. Soy autodidacta, me he ido creando mi propio patrón y siempre me ha gustado coser y crear para una mujer, pero para un tipo de mujer que se salga de la norma.

¿Cómo es para usted la mujer que se sale de la norma?
Alguien a quien le gusta el color, una mujer más atrevida que no se vea reflejada solo en esos parámetros de moda que se marcan cada temporada. Y lo mismo lo digo para las cosas que hago de decoración.

¿Tiene ventajas no pertenecer a ninguna escuela?
Sí, claro, eso me hace ser totalmente libre a la hora de hacer complementos, antes los bolsos y ahora la ropa. Parece que ya no se cose, pero yo creo que aunque antes se dejó de hacerlo se ha vuelto otra vez a la costura. De hecho, tengo un libro sobre este tema y ha interesado mucho. Pienso que antes se cosía por necesidad y ahora se hace por gusto.

Tiene usted una empresa que se dedica al diseño de ropa y complementos. ¿Se hace usted misma la ropa?
Alguna sí, pero tampoco mucha. Peseta, la marca que tengo, se dedicaba antes mucho a los bolsos y ahora está volcada en la ropa. Yo diseño, tengo una patronista y una modista y hacemos la ropa de muestrario, pero luego son empresas madrileñas de costura las que las elaboran. 

Personal
Edad
: 41 años.
Lugar de nacimiento: Bilbao.
Familia: Tiene pareja y es madre dos niños.
Trayectoria: Es autodidacta en el diseño y hace catorce años montó su empresa, Peseta, ubicada en Madrid. Comenzó elaborando bolsos y ahora está centrada en la confección de ropa. Ha colaborado de manera continuada con firmas de moda como Marc Jacobs en Nueva York o el festival de cine Berlinale (Berlín), entre otros clientes. 
Televisión: Actualmente presenta en el canal de pago DeCasa el espacio Customiza tu casa. Anteriormente ya había hecho Customiza tu ropa.