Ainara Aznar Casanova, Dentista en la Clínica IMQ-Dental Avenida

Revisión bucodental: cuándo empezar y cada cuánto

La revisión bucodental es muy importante, tanto en la niñez como en la edad adulta, para mantener las encías y dientes sanos

15.07.2020 | 09:58
Revisión bucodental

Todos sabemos de alguien que no va nunca al dentista por miedo a lo que le puedan hacer. La revisión bucodental es muy importante, tanto en la niñez como en la edad adulta, para mantener las encías y dientes sanos. Según lo requiera la salud dental de cada paciente, es aconsejable realizar una revisión anual o semestral, o en ocasiones trimestral.

Un buen seguimiento del estado de la boca ayuda a solucionar cualquier signo de enfermedad de manera rápida y sencilla. Si por lo contrario, no la tratamos a tiempo, podría derivar en algo más costoso y complejo, e incluso se podrían perder dientes. Las revisiones también son importantes para enseñar medidas para prevenir esas enfermedades, como el cepillado correcto, uso de seda dental?

A la hora de diagnosticar enfermedades bucodentales, el bruxismo es un problema bastante común. Hasta un 70 % de la población lo padece siendo el 30% por estrés y trastorno del sueño, tanto en adultos como en niños. Las caries interproximales (entre dientes) también son bastante frecuentes, ya que mucha gente no usa seda dental o cepillos interproximales para una completa higiene diaria. También es habitual la periodontitis o gingivitis, a causa del sarro.

Nuevos métodos

La tecnología en el ámbito de la salud dental ha mejorado considerablemente, con cámaras intraorales, detectores de caries... Hoy en día, las radiografías son digitales, con menor radiación, y un revelado más rápido. Las imágenes en el ordenador se pueden manipular, agrandar, aclarar? lo que facilita enormemente el diagnóstico. También son menos contaminantes, gracias a la eliminación de productos químicos, y estas se pueden reutilizar.

Revisiones dentales en la infancia

La figura del dentista es algo que siempre ha dado miedo en la infancia, pero es importante acostumbrar a los más pequeños a ir a ver a estos profesionales. Es conveniente empezar a visitar al dentista desde que empiezan a salir los dientes, ya que hay enfermedades, como la llamada caries de Biberón, que pueden aparecer muy temprano. También se puede ver cuánto antes si hay alteraciones en el crecimiento de los maxilares.

Las revisiones son mucho más importantes en la niñez, ya que también se enseña a los padres a cuidar la boca de sus hijos. Para mantener la boca sana cuando son pequeños, es aconsejable tener cuidado con la dieta, especialmente los azúcares. Para conseguir buenos hábitos de higienes, hay que instruir a los padres, ya que ellos no lo suelen hacer bien y necesitan repasos en el cepillado.

Con una revisión al año sería suficiente, pero hay casos especiales que habría que revisar más a menudo. Si tienen amelogénesis imperfecta (mala formación del esmalte), problemas de erupción de los dientes, si ha tenido algún golpe? Gracias a ellas, se pueden prevenir ciertas enfermedades, de lo más comunes, como las caries.

Los dientes de leche tienen el nervio (pulpa) del diente más grande que los dientes definitivos. Una caries más pequeña puede extenderse rápido y puede crear infecciones teniendo que hacer tratamientos más complejos. También se pueden prevenir inflamaciones de encía por mala higiene, o mala posición dental por hábitos como el uso del chupete o chuparse el dedo. Estas malformaciones pueden causar a su vez modificación en el paladar y derivar en cambios en el maxilar que pueden producir hasta problemas respiratorios.

En el momento que finaliza la erupción de los dientes definitivos y su etapa de crecimiento, podemos considerar que dejan de ser niños para estas revisiones. Según el PADI (Programa de Asistencia Dental Infantil), entre los 7 y 15 años, los niños y niñas inician, desarrollan y completan el proceso de cambio a su dentición de adulto. Si en estos primeros años no desarrollan caries, su salud dental y general será mejor el resto de su vida.

Las revisiones en la infancia son muy distintas a las adultas. Se tiene una especial delicadeza, ya que tienen miedos y hay que darles más explicaciones. Hay que usar un lenguaje adecuado para su edad, y usar premios para motivarles y que no tengan una visita traumática.

Revisión dental en adultos

A la hora de llevar a cabo una revisión en la edad adulta, se tienen en cuenta numerosos factores, como:

- Si la persona es fumadoraFumador o fumadora

- Si se sufre diabetes

- Enfermedad periodontal

- En el caso de las mujeres, si está embarazada

- Sistema inmune debilitadopro la mayor propensión a infecciones

- Sensibilidad dental

- Boca seca (xerostomía), por uso de medicamentos en personas mayores

- Halitosis

Existen varios síntomas que nos señalan cuando debemos acudir a consulta, como dolores bucodentales, manchas oscuras, inflamación o sangrado, infección? Antes de que ocurran esas señales, es mejor acudir anualmente a las revisiones.

Si no se llevan a cabo estas revisiones periódicas, existen riesgos que pueden ir más allá de problemas bucales. La más grave sería la pérdida de dientes, que puede llevar a problemas estomacales por mala digestión de los alimentos. Infecciones que pueden repercutir en el resto de nuestro organismo, movilidad de dientes, mala oclusión, por lo que nuestra articulación temporomandibular (ATM) puede verse afectada negativamente y producir dolores, etc?

Para evitar estas situaciones, es recomendable, a parte de las ya mencionadas revisiones, cepillarse los dientes tres veces al día y usar seda dental. Para complementar esta costumbre, utilizar cepillos interproximales en zonas donde hay implantes o coronas que el punto de contacto está más grande, y usar colutorios si hay inflamación de encías.

Ainara Aznar Casanova

Dentista en la Clínica IMQ-Dental Avenida