María Sagasti Val, Especialista en Medicina Deportiva en el Centro Médico IMQ Amárica

Prueba de esfuerzo, ¿te beneficia el deporte que realizas?

Cualquiera que practique deporte regularmente debería realizar un examen que asegure un buen estado físico

15.07.2020 | 09:26
María Sagasti Val, Especialista en Medicina Deportiva en el Centro Médico IMQ Amárica.

Tendemos a pensar que las pruebas de esfuerzo solo están hechas para deportistas de élite. Pero no es cierto. Cualquiera que practique deporte regularmente debería realizar un examen que asegure un buen estado físico. El deporte es beneficioso para la salud pero ¿practicamos el adecuado a nuestra forma física?

La especialista en Medicina Deportiva del centro médico IMQ Amárica, María Sagasti, encuentra necesario conocer nuestra condición física previamente a realizar deporte para hacerlo sin riesgos. Es fundamental tener en cuenta la edad y las características de la persona para aconsejarle la mejor actividad. En este sentido, la prueba de esfuerzo es de gran ayuda para poder asesorar a personas deportistas sobre sus puntos fuertes y débiles en el entreno y, si lo desea, ayudarle a realizar una planificación del mismo.

Prueba de esfuerzo no solo para deportistas de élite

La prueba de esfuerzo, o ergometría, es un examen de resistencia física que permite conocer la respuesta que da nuestro sistema cardiovascular durante el ejercicio y su pronóstico y descartar posibles trastornos del mismo. Se trata de un examen necesario para la valoración y prevención de la persona deportista valorando la respuesta cardiovascular al ejercicio y comprobando in situ su comportamiento durante el esfuerzo.

La especialista de IMQ Amárica afirma que si se hace deporte de manera regular, se debería establecer como necesaria una prueba de esfuerzo.

La prueba de esfuerzo evalúa la capacidad que posee el organismo para desempeñar actividad física, centrándose en:

1. Sistema respiratorio

2. Cardiovascular

3. Sanguíneo

No es necesario dedicarse profesionalmente al mundo del deporte para realizar una prueba de esfuerzo. Esta prueba es gran utilidad para cualquier persona que practique deporte para saber cuál es su estado físico actual y evaluar riesgos y posibilidades en el entreno.

Prueba de esfuerzo ¿en qué consiste?

Antes - Preparación

La primera toma de contacto será una entrevista personal con el/la especialista que preguntará por los hábitos deportivos, de nutrición, hidratación, posibles patologías, medicación y antecedentes familiares. Acto seguido, se valorará la presión arterial en reposo, la saturación de oxígeno, auscultación cardíaca y pulmonar, pulso, peso y talla.

Durante

La mejor opción es acudir con ropa deportiva y cómoda ya que la prueba se lleva a cabo en una cinta de correr (tapiz rodante) o bicicleta estática, durante la prueba el/la deportista estará siempre acompañado por el/la especialista que se encargará de monitorizar con electrocardiografía y medición de su presión arterial.

Cabe destacar que la prueba de esfuerzo, como su propio nombre indica, pondrá al deportista hasta el nivel de esfuerzo intenso (cada uno según su condición física) o finalizará en el momento en el se detecte que sus condiciones no son idóneas para seguir la prueba.

Después ? Interpretación de la prueba de esfuerzo

Tras la prueba se aportará la información al deportista tanto de su salud si se ha realizado una prueba exclusivamente cardiovascular como de su salud y estado deportivo si ha realizado un protocolo de prueba orientado al estudio del mismo.

¿Cuánto dura la prueba de esfuerzo?

La prueba se realiza bajo la supervisión permanente del especialista y su duración depende del protocolo y objetivos que se deseen realizar.

- Prueba de esfuerzo SALUD, si el objetivo es únicamente conocer la respuesta cardiovascular y respiratoria al esfuerzo, es prueba corta, progresiva y en últimos estadíos intensa y suele durar unos 15 minutos.

- Prueba de esfuerzo SALUD Y RENDIMIENTO, suele durar unos 45 minutos aproximadamente. Si además de lo anterior se quiere conocer el estado del deportista, tanto la existencia o no de base aeróbica, si se ha entrenado bien los distintos ritmos a nivel muscular, si se tiene una adecuada reserva de glucógeno, si existe fatiga?.

La consulta (tiempo que se está con la persona deportista), teniendo en cuenta los objetivos y protocolo a seguir de cada tipo de prueba y contando con la preparación y valoración completa, durará 1 hora en el caso de la prueba básica de salud y 2 horas la de rendimiento.

Parámetros principales de una prueba de esfuerzo

Son los datos que permiten valorar la preparación del deportista e identificar cuáles sus posibilidades reales en el deporte:

1. Consumo máximo de oxígeno (VO2MAX) relativo al peso: corresponde a la capacidad máxima del deportista para coger oxígeno del aire, transportarlo por el cuerpo y utilizarlo a nivel muscular. Este será el indicador fundamental que delimitará las posibilidades del deportista, indica la habilidad del organismo para captar, transportar y utilizar el oxígeno en la actividad física. A mayor consumo de oxígeno, mayor nivel de calidad muscular para la práctica deportiva aeróbica. El VO2MAX viene, en gran medida, determinado genéticamente, podremos mejorarlo solo levemente con entrenamiento. En el informe vendrá indicado de esta forma ml/kg/min, es decir, relativo al peso del deportista.

2. Frecuencia cardíaca: imprescindible para conocer la adaptación al esfuerzo y fijar los ritmos de entrenamiento según el metabolismo muscular. Su medición en la actualidad es muy accesible a cualquier deportista mediante la utilización de un pulsómetro.

3. Lactato: es una sustancia muscular clave que nos indicará el momento de esfuerzo de un deportista. Cuanto más nivel de lactato más fatiga. Los ritmos de entrenamiento se fijarán según su cantidad en sangre. Esta sustancia se va analizando durante la realización de la prueba de esfuerzo de rendimiento mediante la toma de una microgota de sangre del lóbulo de la oreja y será determinante para ir aumentando la carga de esfuerzo individualmente a cada deportista.

4. Velocidad: parámetro fundamental en las pruebas realizadas en la modalidad de carrera. Se utiliza un tapiz rodante para hacer que el deportista corra y así con la velocidad se regula la cantidad de esfuerzo de forma progresiva.

5. Potencia: parámetro fundamental en las pruebas realizadas en la modalidad de ciclismo, se utiliza un cicloergómetro para hacer que el deportista vaya incrementando su esfuerzo contra una resistencia progresiva medida en watios. En las pruebas de rendimiento es fundamental individualizar la carga según el peso del deportista (w/kg).

6. Saturación de oxigeno: parámetro medido en todas las pruebas, tanto en reposo como en esfuerzo. Nos indica la capacidad de oxigenación del deportista en cada intensidad de esfuerzo. Se mide en las pruebas de rendimiento a la par que el nivel de lactato sanguíneo.

Esta información servirá para determinar unos ritmos (zonas de entrenamiento) de forma personalizada, explicando tras la prueba de una forma simple y práctica su utilización en el entrenamiento. El centro médico IMQ Amárica te ofrece pruebas de esfuerzo dirigidas a cualquier persona que realice actividad física y quiera comprobar su estado de salud y mejorar su rendimiento deportivo.