Editorial

Un aeropuerto de altos vuelos

07.06.2021 | 00:28

La llegada a Foronda del gigantesco Antonov AN-124 supone un hito para un aeródromo que, convertido en un gran referente en el desplazamiento de carga, aspira a seguir ganando volumen de vuelos comerciales

El aeropuerto de Vitoria-Gasteiz ha visto abarrotarse su entorno en Foronda durante los últimos días con cientos de curiosos y amantes del mundo de la aviación que querían presenciar de cerca los aterrizajes y despegues del avión Antonov AN-124, el cuarto de mayor tamaño del mundo, que ha causado una expectación inusitada en Álava con sus viajes de la última semana. Operaciones de este tipo refrendan que el aeródromo alavés es uno de los grandes referentes en el movimiento de mercancías –nueve meses consecutivos de subidas, con 5.825 toneladas desplazadas en abril– por sus excelentes condiciones técnicas para afrontar actuaciones de gran envergadura, pero el reto no es otro que seguir creciendo y que la terminal gane peso también en los vuelos comerciales. La paulatina reactivación del tráfico aéreo de pasajeros –en el último balance mensual, en abril, apenas se contabilizó un millar de desplazamientos–, una vez que el golpe más duro del coronavirus ya parece haber quedado atrás, permite conectar ya Vitoria con, por el momento, un pequeño número de destinos. Una oferta que se irá incrementando a lo largo de las próximas semanas con la puesta en marcha de la campaña de vuelos veraniega y que se pretende seguir explotando en el futuro para contar con una mayor oferta de destinos. Un crecimiento en los dos apartados al que tiene que ayudar el hecho de que desde el pasado 20 de mayo la terminal alavesa opera ya en horario H-24 completo, con capacidad para ofrecer sus servicios las 24 horas del día durante los siete días de la semana; una petición que se ha hecho recientemente realidad tras mucho tiempo reclamándola. De la misma manera, de cara al futuro más inmediato, en breve concluirán los trabajos y obras que en los últimos meses se han desarrollado en la terminal para mejorar su imagen; una renovación necesaria para modernizar el complejo y dotarlo de unos mejores y más cómodos servicios. Y, saliendo de las operaciones más comunes, el aeródromo alavés acaba de entrar en un proyecto del Gobierno Vasco para el lanzamiento de satélites pequeños mediante la lanzadera LauncherOne de Virgin Orbit y el desarrollo de un vehículo orbital para el posicionamiento de satélites. Números y apuestas que hacen de Foronda el aeropuerto de altos vuelos para los que fue diseñado.

noticias de noticiasdealava