Airotiv

Mili KK

12.03.2021 | 00:04
Mili KK

"Señores, se acabó la mili". Con esta rotunda frase pronunciada un nueve de marzo de hace 20 años, el entonces ministro de Defensa daba carpetazo al servicio militar obligatorio. Atrás quedaban tres largos siglos en los que se reclutaba forzosamente a parte de la población para que trabajaran por la patria. "Constituye título de honor para los españoles el servir a la Patria con las armas. Todos los españoles están obligados a prestar este servicio cuando sean llamados con arreglo a la ley" podíamos leer en los franquistas Fueros españoles. Con la llegada de la democracia, el servicio militar obligatorio rebajó la condena: se redujo de dos años a nueve meses.

A César lo que es de César. Pero no podemos olvidar que detrás de esta decisión se ocultaba una derrota: la presión social que se ejercía desde hacía varios lustros por la sociedad civil para conseguir que el Gobierno diera su brazo a torcer era un candente hierro del que había que desprenderse. La realidad era que la gran mayoría de la población española de los años noventa era contraria a la mili. Y lo era porque movimientos sociales como el de la insumisión, con un gran respaldo del mundo de la cultura –o de la contracultura– provocaron la desobediencia civil de los más jóvenes y, lo que es más importante, consiguieron concienciar a todo un país de que no se puede obligar a la población a militarizarse.

La mili fue criticada, desprestigiada, vapuleada, por innumerables artistas pertenecientes a diversos medios: música, cine, teatro, literatura, cómic€ Recordemos Historias de la puta mili, de Ivá, cómic publicado en la revista El Jueves en 1986. Fueron llevadas a teatro, cine y televisión. El jueves, debido al éxito de esta serie, editó una publicación humorística íntegramente dedicada a los reclutas: Puta mili. Revista que tuvo una vida de más de 200 números y desapareció cuando el servicio militar obligatorio fue abolido. En 1991, por estos lares, la revista de humor TMEO junto a la publicación Resiste editaba un monográfico Insumisión en el que colaboraban dibujantes del propio TMEO y de El jueves.

Soldadito español (1988) fue la primera película que retrató el fenómeno de la insumisión en España: un joven, hijo y nieto de militares, no quiere hacer la mili lo que provoca todo un cataclismo en su familia. La novela Morirás en Chafarinas (1990), ambientada a finales de los años setenta del siglo XX, habla del suicidio de reclutas y su iniciación en el consumo de drogas. Desde el mundo de la música se publica Grita Insumisión (1993), un doble casete con 57 canciones de grupos diferentes y acompañado de un librillo de letras antimilitaristas€ Podríamos seguir citando centenares de trabajos de artistas que consiguieron espesar el caldo de cultivo para que la mentalidad de la ciudadanía se tiñera de antimilitarismo. O de "anti mili tarismo". Un contundente ejemplo de que la cultura puede impulsar cambios sociales.

Más información

noticias de noticiasdealava