Gregorio Rojo / Presidente de la Cámara de Comercio de Álava

"No debemos acomodarnos. Los retos que vienen por delante son grandes"

Rojo considera imprescindible que Álava se adapte a la digitalización, economía circular y sostenibilidad para avanzar en su futuro

16.11.2021 | 10:26
Gregorio Rojo, presidente de la Cámara de Comercio de Álava.

El año 2020 fue, debido a la pandemia generada por el COVID, un año durísimo, tanto para los ciudadanos como para las empresas alavesas. A la crisis sanitaria se le sumó una crisis económica sin precedentes a nivel mundial, lo que obligo a nuestro tejido empresarial a sobrellevar de la mejor manera posible, la caída de la cartera de pedidos, la falta de liquidez, a poner en marcha el teletrabajo, ...

Y el año 2021 empezó, con una situación sanitaria en la que las vacunas vislumbraban una mejoría en cuanto la población fuese vacunándose y con respecto a la economía, un escenario positivo con unas previsiones al alza de la economía según los diferentes expertos. Ante esta situación extraordinaria, la Cámara de Álava, ha estado más presente que nunca si cabe, ofreciendo servicios a las empresas alavesas adaptados a la nueva realidad y atendiendo las necesidades de información que estas pudiesen tener. La Cámara de Álava ha estado abierta permanentemente durante todo el 2020 y el 2021, teniendo siempre como prioridad la protección de la salud del equipo que forma parte de la Cámara y consiguiendo a la vez, permanecer al lado de nuestro tejido empresarial en estos años tan complicados.

Esta situación de excepcionalidad que hemos y seguimos viviendo de alguna manera, debe de plantearnos los nuevos retos de futuro a los que nos enfrentamos las empresas alavesas y que son los retos a los que esta Cámara se compromete a hacer frente para superar esta crisis; sensibilizar y formar a nuestras empresas en los temas relacionados con la transformación digital, potenciar la internacionalización de nuestro tejido empresarial como vía de búsqueda de nuevos mercados ante la crisis sufrida, la cooperación empresarial como vía para abordar posibles proyectos de internacionalización, de diversificación de mercados, diversificación sectorial, etc... y todo ello acompañado como no puede ser de otra forma, por el talento de las personas que forman parte de las empresas alavesas.

Somos sin duda alguna un territorio emprendedor, con talento e iniciativa, internacionalizado y con una logística envidiable, pero no debemos de acomodarnos, los retos que vienen por delante son grandes y no podemos dejar de acometerlos si queremos seguir siendo un territorio con futuro. La digitalización de los procesos se va a imponer en todos los sectores, la economía circular y la sostenibilidad son retos globales y que supondrán una forma diferente de producir, de gestionar y que marcarán el éxito ó el fracaso de muchas de nuestras empresas. La adaptación a estos nuevos retos es por lo tanto, imprescindible.

Y este nuevo camino lo tenemos que hacer entre tod@s, cada un@ en la parte que nos corresponde, como ha sido hasta ahora.

Nuestra fuerte presencia internacional debe de servir una vez más a ayudarnos a poder vislumbrar y anticipar los retos de futuro que vienen, las tendencias que están siguiendo los diferentes mercados y nuestros competidores, a ser pioneros en el uso de las nuevas tecnologías que vayan apareciendo y en trasladar todo ello, a nuestro tejido empresarial.

Desde la Cámara de Álava, hemos querido ser un referente en el apoyo a la digitalización de nuestras empresas, a través de diferentes programas en los que en colaboración con la Diputación Foral de Álava y el Gobierno Vasco ponemos a disposición de las empresas alavesas, diferentes servicios de formación, sensibilización, atención a consultas, resolución de dudas, etc., en relación con la digitalización de nuestras empresas.

Uno de estos servicios es la oficina digital de la Cámara de Álava, que busca impulsar la transformación digital de las pequeñas y medianas empresas, autónoma y emprendedora, mediante la adopción de una cultura, uso y aprovechamiento permanente de las TIC en sus estrategias empresariales.

También hemos continuado en colaboración con la Diputación Foral de Álava con el proyecto Club Industry , que surge dentro del Grupo de Trabajo Araba 4.0 de la Diputación como proyecto de intercambio de conocimiento entre las empresas.

Se trata de unir en un ámbito de trabajo distendido, a personas con conocimientos y capacidad de decisión similares en las cadenas de valor de las empresas y en los que la industria 4.0 puede tener una aplicación práctica en sus plantas o negocios de inmediato. Para ello hemos organizado sesiones en torno a los ocho aspectos más relevantes de la industria 4.0 como son la Ciberseguridad, la Digitalización, el Big Data, la Tecnología en la nube (cloud), la Automatización, la Fabricación aditiva, la Realidad Virtual y Realidad aumentada y el Internet de las cosas (IoT).

Por otro lado, la internacionalización debe de ser todavía más clave si cabe en la estrategia de nuestras empresas. Estos años tan complicados están provocando que hayan desaparecido clientes y haya que buscar nuevos compradores en cualquier parte del mundo, de cara a poder seguir teniendo una cartera diversificada, aspecto este clave para la mayor parte de nuestras empresas. Y esto, como siempre hemos trasladado no es un proceso de hoy para mañana, exige tiempo, recursos económicos y humanos, y a veces, cooperación entre empresas para poder afrontar este reto con ciertas garantías.

Y para ello, como para todo lo que tiene que ver con la gestión empresarial, debe de poder contar con talento, personas formadas que se integren en nuestras empresas y que doten de un plus adicional al saber hacer de estas.

No cabe duda, de que estamos viviendo unos tiempos diferentes, donde conceptos como economía circular, sostenibilidad, van a marcar los retos de futuro a nivel mundial. Parece que por fin ha llegado el momento de cuidar a aquello que nos lleva cuidando y cubriendo nuestras necesidades desde el comienzo de nuestra existencia.

Esto provocará que cada vez sea más frecuente oír hablar de conceptos como la responsabilidad social corporativa, la huella del carbono, la eficiencia energética, la implantación de sistemas de gestión medioambiental, conceptos que van a ser demandados en muchos casos por nuestros clientes , además de la calidad de nuestros productos y servicios como es obvio.

Somos un territorio eminentemente industrial, el peso de la industria sobre el porcentaje del PIB de Álava es superior a la media nacional e incluso por encima de la media europea, contamos con empresas líderes en sus sectores a nivel mundial y con grandes multinacionales localizadas en nuestro territorio.

Todo ello además aderezado por una logística de referencia a nivel nacional.

Sin duda, unos ingredientes magníficos para seguir haciendo grandes cosas, eso sí, asumiendo los retos anteriormente mencionados, y que con la colaboración de todos, empresas, administraciones públicas, centros de formación, centros tecnológicos, instituciones, conseguiremos que Álava siga siendo un territorio con futuro, donde el mundo rural tenga cada vez un papel más destacado y contando como no puede ser de otra forma, con las personas como el elemento clave y diferenciador en cualquier reto al que nos queramos sumar.

Y la Cámara de Álava, siempre acompañando al territorio y a sus empresas a seguir avanzando...

noticias de noticiasdealava