Mikel Sánchez, fundador de UCA (Unidad de Cirugía Artroscópica)

"Si no tienes ideas exitosas, en el mundo de la ortopedia y la biología el dinero no hace nada"

Sánchez tomará parte el 16 de noviembre en el Foro Álava Objetivo 2022

10.11.2021 | 00:07
Mikel Sánchez, fundador de UCA (Unidad de Cirugía Artroscópica)

Fundador y director médico y científico de la Unidad de Cirugía Artroscópica (UCA) en Vitoria, el trabajo de este gasteiztarra le ha llevado a ser una figura de reconocimiento internacional. Mikel Sánchez, Medalla de Oro de Vitoria, recibió el Premio Nacional de las Artes y Ciencias Aplicadas al Deporte en 2014 junto al también alavés Eduardo Anitua y su nombre siempre aparece ligado a la vanguardia de la investigación, desde terapias biológicas avanzadas como el plasma rico en factores de crecimiento a la tecnología 3D aplicada a la cirugía. Sánchez tomará parte el 16 de noviembre en el Foro Álava Objetivo 2022, organizado por DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, que se celebrará en el Palacio Europa bajo el título Impulsando un modelo económico y social sostenible.

En el Foro Álava Objetivo 2022, compartirá diálogo con Josu Sánchez sobre emprendimiento. Usted es sin duda un emprendedor de éxito ¿qué cualidades debe tener un emprendedor?

Probablemente lo primero es que le apasione lo que hace. Y luego hay que tener una capacidad de trabajo suficiente y poco miedo. Hay que ser muy constante, muy curioso y que te apasione lo que haces. Si en todo esto no hay pasión, si lo consideras solo tu trabajo, no llegas muy lejos. Si consideras que te lo pasas muy bien y que lo que estás haciendo es importante, da igual que estés en un sitio pequeño o en Nueva York.

¿Qué factores son más importantes a la hora de emprender? ¿Qué hay que tener en cuenta para el éxito de un proyecto?

Si hablo de cómo lo veo yo ahora, es diferente a cuando empecé, porque yo no tenía previsto llegar donde he llegado. Ha sido un proceso muy paulatino. Si hoy me iniciara en un proyecto nuevo, estudiaría muy bien los riesgos, los compañeros de viaje y quiénes te acompañan en la financiación.

Dice que ve las cosas diferentes a sus inicios. ¿Han mejorado las condiciones para lanzarse a llevar adelante un proyecto?

Yo creo que sí. Si tuviera 30 años menos sería todo más fácil... o más rápido. Ahora todos saben que se puede llegar lejos, cuando empezábamos entonces no sabíamos hasta dónde podíamos llegar, los tiempos eran otros.

Para que ese proyecto exitoso se mantenga en el tiempo y crezca hace falta también la figura de un líder. A su juicio, ¿qué cualidades debe tener ese líder?

Probablemente sea el pilar más importante del éxito del proyecto. El líder en la medicina no tiene que ser necesariamente el más listo de todos y el que más sepa, pero tiene que saber rodearse de la gente que sabe y saber hacer un equipo donde haya una autoridad moral, que la gente confíe en sus decisiones y que los pacientes confíen en la honestidad y bondad de ese líder. En la medicina, además, al final está la dificultad de compaginar el éxito económico con que tu interés primero, antes que el económico, sea el éxito de la salud de tu paciente. Es un matiz muy importante en relación a otras empresas.

Su trabajo está enraizado en el ámbito de la innovación y la investigación. Desde que usted empezó su andadura a hoy, por ejemplo en el caso alavés, han ido surgiendo otras empresas dedicadas también al ámbito de la innovación médica. ¿Talento atrae a talento? ¿Un proyecto exitoso puede ser el germen de un ecosistema?

Claro, así es. En el mundo de la medicina y de la cirugía protésica, había muy poco en Vitoria. Luego han sido más conocidos los factores de crecimiento y tal, pero cuando empezamos a hacer cosas nuevas fue en el mundo de la cirugía artroscópica... Y bueno, yo tuve suerte también. Inventamos unos aparatitos para operar ligamentos cruzados que eran muy novedosos en el mercado y los pudimos hacer porque un cuñado que era diseñador industrial me ayudó a dibujarlos, mi suegro en su fábrica me ayudó a construirlos y fue un éxito. Y de ahí saltamos a Inglaterra y luego a otros países. Ahora es más fácil todo. Y más oficial.

¿Y el hecho de tener que competir en un mundo cada vez más globalizado no dificulta que una empresa pequeña pueda salir adelante?

Pero eso es bueno, porque en nuestro campo una cosa muy importante es el ingenio y que tus pacientes confíen en ti y te sigan, tener ideas, ingenio, el dinero no es lo más importantísimo. Hace falta dinero, pero si no tienes ideas exitosas, en el mundo de la ortopedia y la biología el dinero no hace nada. Por eso probablemente hayamos tenido éxito aquí, porque las ideas fueron muy buenas. Han tenido éxito las ideas.

¿Considera que existe suficiente apoyo desde el ámbito público y privado para fomentar precisamente que se cultive y se respalde ese ingenio?

Hay una buena red de ayudas a la investigación, aunque se orienta más hacia la universidad y los centros tecnológicos. Para los que estamos fuera de ese sistema es más complejo, hay mucho papeleo, debería ser más sencillo.

¿Y desde el ámbito de la educación?

Hay que educar a los niños en que aquí también podemos inventar, que no todo tiene que venir de Japón, de Estados Unidos, de Corea o de China, que de aquí también salen ideas y cosas buenas. Es un comentario que se hace a menudo: si fuera una buena idea habría venido de Estados Unidos. No sabemos educar a nuestros hijos, no ya el ente público sino nosotros mismos, en que pensar en innovar es fundamental, que todos lo podemos hacer.

"No sabemos educar a nuestros hijos, no ya el ente público sino nosotros mismos, en que pensar en innovar es fundamental, que todos lo podemos hacer"


noticias de noticiasdealava