La automoción encara un nuevo año marcado por los ERTE

La escasez de chips alarga estas medidas, que podrían afectar a 23.000 trabajadores

10.01.2022 | 00:44
La automoción encara 2022 con incertidumbre. Foto: Efe

madrid – Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de las fábricas españolas en el sector de la automoción, debidos a los problemas productivos derivados de la falta de semiconductores, que se prolongarán durante 2022, podrían afectar a más de 23.000 trabajadores.

La española Seat fue la primera en anunciar un nuevo ERTE que tendrá vigencia hasta bien entrado el 2022. El pasado septiembre, la firma automovilística y los representantes sindicales alcanzaron un acuerdo sobre el ERTE planteado por la compañía, el cual durará hasta el 30 de junio de 2022, y tendrá una afectación diaria máxima entre 482 y 1.276 trabajadores en sus plantas en Catalunya.

Ambas partes pactaron un plan social por el que la compañía mejora la prestación por desempleo de los afectados por el ERTE y ofrece la posibilidad de hacer formación, por ejemplo en vehículo eléctrico, manteniendo el 100% de la remuneración. También se acordó que los mayores de 55 años y los empleados que no hayan generado prestación de desempleo quedarán excluidos del ERTE.

El pasado mes de noviembre se sumó Renault España, que acordó prolongar su ERTE, que afectaría a unos 8.777 trabajadores de las factorías de Valladolid y Palencia, hasta el 30 de junio de 2022.

En este caso, entre las condiciones que mantiene la empresa se recoge un complemento hasta el 85% del salario en retribución primaria, prima, antigüedad, turnicidad y en su caso salario forfait, en la línea de acuerdos anteriores.

Además, las pagas extras y la vacaciones colectivas se generarán íntegramente; se mantendrá la aportación a las dos mutuas durante el expediente; y los anuncios de las paradas se harán en los mismos plazos que se utilizan para la bolsa de horas, especificando si es parada por bolsa o por ERTE, pero además se agotará previamente a la aplicación del expediente la flexibilidad pactada en el contador general de la bolsa.

Por otro lado, el consorcio Stellantis aprobó un ERTE en su planta de Vigo que se aplicará durante 60 días laborales, ampliables en 15 días más, a lo largo de todo el 2022 y que afectaría a los operarios con contrato indefinido a tiempo completo, unos 3.721 trabajadores. La regulación se aplicaría a estos operarios una vez que consuman sus días de adecuación y su saldo de la bolsa de horas.

De la misma forma, en la planta de Figueruelas (Zaragoza) acordó un nuevo ERTE durante 2022, que contempla hasta sesenta días por trabajador, que podrían llegar a ochenta. Quedarán excluidos aquellos empleados a parciales que se regirán por la bolsa de horas.

De cara a 2022, la dirección de Ford Almussafes (Valencia) también planteó el 5 de enero en la comisión consultiva un nuevo ERTE para las plantas de vehículos y departamentos auxiliares de 15 días laborales de parada completa en el primer trimestre, una semana por mes, que afectaría a 4.764 trabajadores. Hoy están citados los sindicatos a una nueva reunión para llegar a un acuerdo.

Mercedes vitoria En Euskadi, el pasado 5 de enero la dirección de la planta de Mercedes-Benz de Vitoria anunció a los sindicatos su intención de presentar un nuevo ERTE. La compañía tuvo que adelantar las vacaciones de verano a las más de 5.000 personas que trabajan en la factoría alavesa por la falta de chips.

La planta de Volkswagen Navarra acordó en diciembre con los sindicatos un calendario para 2022 que establece una producción de 304.000 vehículos y una jornada de 215 días, además de una serie de garantías salariales y laborales para la plantilla. La compañía afirmó que si tuvieran que cerrar días, acordará un nuevo ERTE.

noticias de noticiasdealava