Carta

Tubacex advierte de que la huelga "amenaza la continuidad" de las plantas alavesas

La empresa ha lamentado el rechazo del comité de empresa a su oferta para garantizar el empleo y ha avisado de que esta decisión puede tener "efectos irreversibles"

01.06.2021 | 17:24
Concentración de trabajadores de Tubacex frente al Parlamento Vasco

La dirección de Tubacex ha advertido de que el mantenimiento de la huelga en las plantas alavesas de Llodio y Amurrio "amenaza seriamente la continuidad" de estas fábricas por el "daño reputacional ocasionado" y por la "débil" situación de mercado.

La empresa ha lamentado el rechazo del comité de empresa a su oferta para garantizar el empleo y los salarios en las dos plantas alavesas y ha avisado de que esta decisión puede tener "efectos irreversibles".

El pasado día 18 Tubacex trasladó a la plantilla de las fábricas de Llodio y Amurrio una propuesta de futuro después del reciente ERE que se ha saldado con una reducción de 129 empleos (95 despidos, 22 bajas incentivadas y 12 prejubilaciones) y que ha motivado la actual huelga que ha cumplido 111 días.

La propuesta, que también planteaba una mejora de las indemnizaciones para los 129 trabajadores afectados por el expediente, tenía "fecha de caducidad" y estaba condicionada a la vuelta este lunes pasado a la normalidad productiva en las plantas alavesas.

En el día en que terminó el plazo dado por la dirección, el comité anunció que no aceptaba la propuesta y que seguía adelante con la huelga.

La dirección de la empresa ha remitido este martes un escrito a la plantilla en el que advierte de esos posibles "efectos irreversibles" entre otras razones porque "la escasa cartera de pedidos actual desaparecerá por completo en el corto plazo".

Sostiene que la pérdida de clientes importantes y los costes de penalizaciones durante esta huelga son ya un hecho "irreparable", y que las circunstancias actuales hacen "imposible captar nuevos pedidos" para estas plantas por la "incertidumbre" en las entregas.

Además, no se puede olvidar que "los posibles retrasos acarrearían penalizaciones" que serían "inasumibles" por parte de Tubacex.

La dirección de la empresa muestra su "perplejidad" por la unanimidad del comité de empresa a la hora de tomar las últimas decisiones "tan trascendentales" sin consultar a la plantilla.

Concluye su escrito avisando de que con el rechazo del comité a su propuesta no puede mantener todos los compromisos incluidos en ella sobre garantía de empleo, inversiones y mejora de las condiciones de salida.
noticias de noticiasdealava