El ERTE de Tubacex afectará a 521 operarios con un máximo de 53 días

La movilización en contra de los despidos se trasladó ayer a Llodio con un pasacalles festivo por Viernes de Dolores

27.03.2021 | 00:51
Ambiente reivindicativo en la protesta de ayer, en Llodio, durante el Viernes de Dolores; debajo, la protesta en la Herriko Plaza.

El nuevo expediente de regulación temporal de empleo, que restaba por aclarar desde la directiva de Tubacex, ya está en manos del comité de empresa que, según informó ayer, estará en vigor del 16 de abril al 10 de septiembre, con una afectación máxima de 53 días laborables, y para 521 de los operarios de las plantas de Llodio y Amurrio de la multinacional alavesa. En concreto, en Aceralava son 124 personas afectadas y 19 las no afectadas; mientras que en TTI, el ERTE afectará a 397 trabajadores, y otros 61 se verán libres de él.

Desde los sindicatos recordaron ayer que, al igual que ocurrió con el ERE, con una resolución de 95 despidos forzosos, 22 bajas incentivadas y 12 prejubilaciones, "esta negociación acabó también sin acuerdo, ya que entendíamos que es continuación del ERE y si no vemos sentido al ERE, tampoco vemos que en el ERTE se queden fuera las personas afectadas por el ERE".

En este sentido, continúa la huelga indefinida (ayer se cumplieron 45 días) "hasta conseguir erradicar todos y cada uno de los despidos que hay en la mesa. El éxito de toda esta lucha es la unión que estamos demostrando, que es garantía de que todo esto vaya a acabar bien", manifestaron desde el comité de empresa que, el próximo miércoles, hará de nuevo asambleas "para aclarar cualquier tipo de dudas" a la plantilla. Asimismo, para tranquilidad del personal afectado por el ERE, "deciros que los plazos vuestros empiezan a contar desde que haya una resolución firme del conflicto colectivo", subrayaron, en clara referencia a la demanda cursada para la resolución judicial del conflicto.

Actuación policial Por otro lado, el comité de empresa quiso mandar "un abrazo enorme a todos quienes habéis sufrido el despliegue totalmente desproporcionado de la Ertzaintza, actitud que será denunciada por nuestra parte". Un extremo este último sobre el que también incidió ayer LAB, a través de un comunicado en el que reprocha lo acaecido en el piquete frente a la planta de Amurrio, la mañana del jueves, al tiempo que asegura que "no es la primera, ni la segunda vez que la plantilla de Tubacex sufre la provocación y la agresión por parte de la Ertzaintza, cuyo proceder durante la huelga está siendo más que cuestionable, con actitudes chulescas y de abuso de autoridad, por parte de ciertos miembros contra trabajadores, a los que intentan provocar y amedrentar de forma continuada, apuntando con la bocacha o identificando sin ningún razonamiento, entre otros".

Además de denunciar públicamente este hecho (desde Ertzaintza también se ha comunicado la apertura de diligencias policiales para investigar los incidentes), LAB también pidió a sus responsables "que tomen medidas para que estos hechos no se repitan. Los y las trabajadoras de Tubacex merecen ser tratados con el respeto que les corresponde, ya que están defendiendo sus puestos de trabajo y el futuro de sus familias y de la comarca, frente a la codicia de la dirección de empresa de Tubacex", esgrimieron.

La movilización de ayer, en cambio, se centró en Llodio y sin incidentes, mediante un pasacalles reivindicativo, nuevamente masivo, que transcurrió entre la portería de la empresa y la Herriko Plaza, con cierto aire de fiesta. No en vano, el Viernes de Dolores es una fecha marcada en rojo en el calendario laudioarra, aunque este año a consecuencia de la pandemia no se ha podido celebrar la tradicional feria ganadera. En su lugar, muchos y muchas manifestantes acudieron a la cita con ropa festiva, acompañados de varios burros y música de trikitixas y panderos, y repartieron entre los asistentes chorizo a la sidra, gracias a las donaciones que muchos comercios de toda la comarca están haciendo llegar a los trabajadores en estos momentos tan difíciles.

Un momento emotivo fue, nuevamente, su paso por la sede de los bomberos, que siempre salen a aplaudirles, mostrándoles su apoyo. La lucha por visibilizar que "en Tubacex no sobra nadie" continúa a diario en las porterías de las plantas de Amurrio y Llodio, aunque el martes (30 de marzo) se trasladará a las calles de la capital alavesa, Vitoria-Gasteiz. Para facilitar el traslado y la asistencia, desde Llodio saldrán autobuses a las 10.00 horas.

noticias de noticiasdealava