Airbus pierde 1.133 millones y renuncia al dividendo

Los ‘números rojos’ del principal socio de la industria aeronáutica vasca confirma el mal momento del sector

18.02.2021 | 23:24

madrid – Airbus registró unas pérdidas de 1.133 millones de euros en 2020, a causa del impacto del covid-19, lo que supone un descenso del 16,8% respecto a las que se anotó un año antes, según informó ayer el grupo, que no repartirá dividendos este año, dado el entorno global del negocio.

La compañía, que es el principal socio de la industria aeronáutica vasca, precisó que los números rojos de 2020 incluyen un resultado financiero negativo de 620 millones de euros, así como el deterioro del préstamo OneWeb, reconocido en el primer trimestre de 2020.

Asimismo, el resultado neto de explotación (Ebit) fue negativo en 510 millones de euros, frente a los 1.339 millones de euros positivos del año precedente, mientras que las ventas alcanzaron los 49.912 millones, un 29% menos. Los ingresos se redujeron un 29%, hasta los 49.912 millones de euros.

El consejero delgado de Airbus, Guillaume Faury, señaló que "los resultados de 2020 demuestran la resiliencia de Airbus ante la crisis más grave que ha golpeado al sector aeroespacial". Por segmentos, la división comercial registró unos ingresos de 34.250 millones de euros (-37%), con un Ebit negativo de 1.330 millones. Airbus Helicopters ingresó 6.251 millones de euros, un 4% más, y Airbus Defence and Space recortó sus ingresos un 4%, hasta los 10.446 millones de euros.

caída de pedidos Durante el año, los pedidos netos de aviones comerciales ascendieron a 268, un 65% menos, con una cartera de pedidos que incluye 7.184 aviones comerciales a 31 de diciembre de 2020.

Todos estos datos ponen de manifiesto el bache de pedidos que ha llevado a una situación límite a gran parte de las compañías vascas especializadas en el sector.

Precisamente, el fabricante alemán de motores para aviones, MTU, anunció ayer que su beneficio se recortó un 70% el año pasado, situándose en 147 millones de euros netos. Se da el caso de que MTU había mostrado interés en comparar la compañía vasca ITP a Rolls Royce. Al parecer, el desplome registrado el año pasado por el covid podría haber frustrado la operación.