UGT y CCOO exigen cambios laborales y subir el SMI

Instan en movilizaciones al Gobierno a cumplir con su programa bajo el lema ‘Ahora sí toca’

12.02.2021 | 00:39

madrid – CCOO y UGT advierten al Gobierno de Pedro Sánchez, tras las concentraciones en medio centenar de localidades con el lema Ahora sí toca de una movilización sindical "creciente" y "permanente" mientras no cumpla sus compromisos en materia laboral y de pensiones, derogando las últimas reformas, y con elSMI, claves para poder abordar una recuperación más justa tras la pandemia. En Madrid y ante el Ministerio de Asuntos Económicos, los secretarios generales UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, reclamaron al Ejecutivo de Pedro Sánchez que reactive ya la mesa de negociación para abordar el "desmontaje" de la reforma laboral del PP, que derogue la de pensiones de 2013 y suba el salario mínimo interprofesional (SMI).

Aunque "no se calibra" por ahora el escenario de una huelga general, el líder de CCOO insistió en que hay que abordar la corrección de algunas reformas "que se hicieron para empobrecer al país" porque no se puede salir de la actual crisis con las mismas herramientas que en la crisis financiera de 2008 y 2009 y afirmó que "si hubiera resistencia del Gobierno" a realizar estos cambios y cumplir con su programa, los sindicatos "irán a un proceso de movilización creciente".

Por suparte, el líder de UGT señaló que "los ciudadanos empezamos a estar hartos de que todo sean promesas y el BOE no publique esas promesas en forma de normas" y adelantó que confía en acordar con CCOO en los próximos días un calendario "permanente" de movilizaciones para recordarle al Gobierno "cada día, cada mes, cada semana, que tiene una deuda con los trabajadores de este país".

Álvarez advirtió de que en España hay "mucha miseria", pues "centenares de miles de personas" no están percibiendo ningún ingreso, en parte como consecuencia del "mal funcionamiento" del Ingreso Mínimo Vital, cuya "burocracia" ha dejado fuera de su cobro a 800.000 personas y los dos dos afearon al Gobierno que no haya elevado el SMI este año, congelado en 950 euros mensuales, y que siga dilatando el arranque de las negociaciones para derogar la reforma laboral o la de pensiones de 2013.