CAF mantiene su intención de ejecutar el contrato de París

El fabricante no renuncia al contrato tras la decisión de Alstom de retirar a Bombardier de la adjudicación

06.02.2021 | 01:27

DONOSTIA – CAF mantiene el compromiso adquirido en la licitación para construir 146 unidades de la línea RER B de París por un importe de 2.560 millones de euros pese a la decisión de Alstom de retirar a la canadiense Bombardier, que ha adquirido recientemente, del consorcio con la firma de Beasain que resultó adjudicatario de este proyecto.

Fuentes de la empresa guipuzcoana señalaron que en estos momentos se encuentran a la espera de las consecuencias que pueda acarrear esta decisión que, de momento, ha provocado que los operadores RATP y SNCF hayan anunciado que van a recurrirla. CAF, que forma parte de la cartera industrial de Kutxabank, mantendrá sus planes hasta que las autoridades francesas se pronuncien al respecto, según afirmaron. La decisión de Alstom de retirar a Bombardier del consorcio con CAF encargado de construir 146 trenes de cercanías en París ha sido tomada en Francia como un paso más en la estrategia de "confrontación" del grupo galo.

Así lo asegura entre otros la presidenta de la autoridad del transporte de la región Île-de-France, Valérie Pécresse, que denuncia la "estrategia absolutamente escandalosa de obstrucción de Alstom". La empresa pública encargada de la licitación, la RATP, ya ha denunciado la actitud de Alstom y está "lista para iniciar todas las acciones legales".

precedentes Alstom ya intentó a finales de 2020 paralizar el proceso, lo que los tribunales estimaron de manera parcial y le supuso más tiempo para presentar su oferta. El concurso se resolvió a mediados de enero en favor de la empresa guipuzcoana y Bombardier, que tiene una planta en Trapagaran.

Conocida esa decisión, Alstom la recurrió ante el Tribunal Contencioso-Administrativo de París con el objetivo de retrasar la firma definitiva prevista para el 25 de enero. En ese tiempo, Alstom ha pasado de ser una empresa en competición a convertirse en una de las dos adjudicatarias tras hacerse con Bombardier el 29 de enero.

Ahora, asegura que la oferta que se llevó el gato al agua era "demasiado buena para ser real" y rechaza ejecutar el contrato al precio estipulado en la licitación.