Consejero delegado de Angulas AguinagaIgnacio Muñoz

“Tenemos que abrirnos más al talento de fuera y lograr que nuestras empresas ganen tamaño”

15.11.2020 | 02:17
“Tenemos que abrirnos más al talento de fuera y lograr que nuestras empresas ganen tamaño”

Esta semana la empresa Angulas Aguinaga ha cambiado de dueño con la entrada del grupo galo PAI. El CEO de la firma guipuzcoana, Ignacio Muñoz, lo analiza.

bilbao – El sector alimentario es uno de los que mejor está sobrellevando la crisis derivada de la pandemia. Las necesidades de comer siguen ahí y la industria está acostumbrada a unos protocolos de higiene y seguridad muy estrictos por lo que la afección en sus plantas ha sido mínima. En medio de la crisis hay firmas como la vasca Angulas Aguinaga inmersas en un importante plan de expansión, siempre de la mano de la innovación y de una marca fuerte, como recuerda el máximo responsable de la compañía guipuzcoana, el licenciado en ADE por la Universidad de Deusto, Ignacio Muñoz. La empresa estos días tiene un nuevo propietario.

¿Qué aporta el nuevo socio francés de la empresa?

–PAI contribuirá, a través de sus recursos y experiencia, a reforzar aún más nuestro plan estratégico, que bajo el lema Nos salimos busca el crecimiento de nuestras marcas; salirnos de la sección de pescadería a través de nuevas categorías; y continuar apostando por la internacionalización con el foco puesto en Italia y Francia. Al fin y al cabo, PAI es más grande y tiene mayor presencia internacional, que es la base de nuestro plan estratégico.

¿El que conozca el mercado de alimentación –PAI controla marcas como Yoplait, Camy o Godiva–, es un valor añadido más? .

–El foco fundamental es reforzar y acelerar nuestro plan estratégico 2020-2025. Esos nombres de marcas son el ejemplo perfecto de su presencia internacional, aunque nosotros pondremos el foco en Italia y Francia.

¿Qué hace Angulas Aguinaga hoy porque angulas, no?

–Este es un planteamiento con el que me gusta empezar. Porque así es: ni vendemos angulas ni estamos en Aguinaga. El éxito de esta compañía nació de la necesidad. En un momento dado tuvimos que buscar una alternativa creativa y realista ante la falta de angulas y pusimos todo nuestro empeño y talento en desarrollar La Gula del Norte. A partir de ese hito, hemos ido creciendo con una única misión, revolucionar la alimentación al servicio del consumidor, lo que nos ha llevado a crear productos tan reconocidos en los hogares españoles como Krissia y Aguinamar. Nuestro éxito nos ha llevado a ser la empresa referente en pescadería moderna, pero no queremos quedarnos ahí. Ahora, aspiramos a convertirnos en una multinacional de alimentación que, no solo produce y distribuye productos del mar, sino que también compite en otras categorías y secciones, como el plato preparado o la cuarta gama. Actualmente, el negocio de la compañía se divide en horeca, retail e internacional. Actualmente, horeca representa un 17%; retail, un 48%; e internacional, un 35%.

¿Cuál fue la evolución de negocio el último año, aunque ahora parezca lejísimos?

–A finales de 2016 activamos un plan estratégico con el que nos marcamos como objetivo finalizar 2020 con una facturación de 220 millones de euros. Y lo logramos con un año de antelación, en 2019, lo que supuso un hito para la compañía. Este crecimiento, un 18% el último año, vino dado, principalmente, por el impulso de nuestras tres grandes marcas de gran consumo: La Gula del Norte, Krissia y Aguinamar y por nuestra firme apuesta en los mercados internacionales, especialmente en Italia, con la compra de la empresa Riunione.

¿Cuáles son los principales objetivos de su nuevo plan de negocio 2020-2025? ¿Se mantienen las líneas maestras del mismo pese al impacto del covid 19?

–Nuestro objetivo es seguir creciendo y convertirnos en una multinacional de alimentación, basándonos en dos pilares fundamentales y estratégicos para Angulas Aguinaga: la innovación y las personas. Con respecto al covid, más allá del efecto de este año y del que viene, entendemos que en el conjunto del plan a 2025 no debería de tener mayor impacto.

¿De qué cifras estamos hablando?

–El plan estratégico 2020-2025, al que denominamos Nos salimos, tiene como objetivo poder cerrar 2025 con una facturación de 450 millones de euros. Bajo el lema Nos salimos –en pescadería, de pescadería y hacia Europa–, hemos querido establecer nuestra estrategia para los próximos seis años, una estrategia que se resume en tres puntos importantes. En primer lugar, nos salimos en pescadería, aportando innovación y crecimiento en cada una de nuestras marcas, como son La Gula del Norte, Krissia y Aguinamar. Por otro lado, nos salimos de pescadería, dirigiéndonos a nuevas categorías y secciones, dando paso a una cuarta gama y apostando por el segmento de platos preparados. Y, por último, nos salimos hacia Europa al apostar por la internacionalización de nuestro negocio. Ponemos el foco en Italia y Francia, donde tenemos previsto aumentar nuestra penetración en los próximos años. Respecto a crecimiento, valoramos tanto la parte orgánica como inorgánica, siempre que nos ayude a cumplir con el plan estratégico.

La Gula del Norte fue todo un ejemplo de innovación. ¿Siguen invirtiendo en dicha área?

–La innovación forma parte del ADN de la compañía y es uno de los pilares estratégicos para Angulas Aguinaga. La innovación seguirá siendo la palanca más importante, no solo innovación en los nuevos productos, sino en un sentido amplio, desde la parte más externa, como el conocimiento del consumidor, hasta la más interna, como los procesos de fabricación o la gestión organizacional.

¿El País Vasco es un buen sitio para innovar en esta industria ?

–Sin duda. Euskadi es un buen sitio para innovar porque tienes gente preparada, universidades, centros tecnológicos. Pero dicho esto, creo que tenemos que seguir trabajando para abrirnos más al talento de fuera porque nos va a hacer falta y necesitamos que nuestras empresas ganen tamaño. Nosotros seguiremos invirtiendo en innovación tres veces más que la media del sector con el objetivo de casi duplicar la inversión en innovación, lo que se traduce en unas ventas a través de la innovación mucho mayores, que pasarán a representar un 34% (en 2019 era de un 21%)

¿Sale rentable innovar en alimentación con el auge de las marcas blancas en los stands de los supermercados?

–Son propuestas de valor diferentes, a mí me gusta decir que innovar es solucionarle un problema a alguien y que este esté dispuesto a pagar por ello. Si hacemos eso de forma relevante y diferenciada, siempre iremos por delante de los demás.

El covid afecta a hábitos muy asentados en Euskadi como acudir a los restaurantes. ¿Cómo les afecta?

–No podemos negar que esta crisis sanitaria está afectando a todos y cambiando hábitos que a nosotros también nos afectan. Crece en retail y cae horeca, algo que no compensa en el total. Sin embargo, y a pesar de estos datos, no hemos querido parar ninguna actividad ni inversión. Para nosotros es primordial seguir apostando por la innovación para salir más fuertes de esta crisis.

¿Mantienen las inversiones previstas en sus planes?

–Por supuesto, como te comentaba, no hemos parado ni una sola inversión productiva porque creemos que no es el momento. Ahora toca apostar más por la innovación porque, en la salida de esta crisis, vamos a encontrar a dos tipos de consumidores: el que compre por precio y el que compre por innovación. Desde Angulas Aguinaga sabemos que tenemos que dar respuesta a la demanda de este último tipo de consumidor.

¿Y el empleo?

–Respecto al empleo, nuestro objetivo ha sido asegurar todos los puestos de trabajo. Para compensar la caída que ha sufrido en estos meses el canal horeca, hemos trasladado a los empleados de esta área a retail, para así evitar el cualquier expediente de regulación de empleo.

¿El poder contar con una marca importante ayuda a negociar con la gran distribución?

–Nosotros basamos nuestra relación con los distribuidores en hacer crecer las categorías y para eso, lo importante es responder a los consumidores y sus necesidades. Después, las marcas ayudan al reconocimiento y para nosotros son importantes, pero a posteriori.

El País Vasco tiene fama de saber fabricar pero no tanto de vender. ¿Son ustedes una excepción?

–Innovar es dar respuesta al consumidor/cliente y, parte de eso, es darlo a conocer, de nada sirve tener algo maravilloso en un almacén si no se conoce. Ahora, espero que pongamos más en el centro a nuestros consumidores.

¿La digitalización y venta 'online' llega a la alimentación?

–Los productos frescos van más retrasados porque no es un producto evidente para compra online. Pero según los consumidores vayan evolucionando, los frescos también se venderán online. Nuestro trabajo es estar preparados para ello.