El Supremo da por válidos los despidos de La Naval

La sentencia permitirá poner en marcha el procedimiento para dar una posible salida empresarial a las instalaciones de Sestao

13.11.2020 | 01:23

madrid – Las instalaciones del antiguo astillero de La Naval de Sestao podrán recuperar algún tipo de actividad si hubiese algún proyecto industrial interesado pues ya se ha eliminado uno de los principales obstáculos jurídicos existentes para buscar una salida tras sentenciar el Tribunal Supremo que los trabajadores despedidos del astillero vasco lo han sido legalmente y por lo tanto no se anulan estas rescisiones contractuales.

El alto tribunal español pone así punto final a la disputa jurídica que existía en torno a la situación legal de la plantilla del astillero vizcaino La Naval de Sestao, cuya empresa CNN fue declarada en quiebra tras un proceso concursal iniciado ahora hace unos tres años.

El Tribunal Supremo español ha emitido un auto, según informó Europa Press, en el que rechaza una reclamación formulada por los sindicatos Comisiones Obreras, ELA y CAT para que se anulase el despido de los 177 trabajadores que formaban parte de la plantilla de la empresa Construcciones Navales del Norte CNN-La Naval.

Los sindicatos argumentaban que en el ERE de extinción de sus contratos laborales se había obviado la existencia de un supuesto grupo de empresas, del que formarían parte CNN-La Naval así como dos de sus principales accionistas, Astilleros Murueta e Ingeteam.

Al final, judicialmente se considera probado que no existía tal grupo. De hecho, primero el juzgado de lo mercantil que tramitó el procedimiento de quiebra no apreció su existencia, al igual que tampoco lo reconoció el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, en una visión que ahora ha ratificado el Tribunal Supremo pues aunque las dos empresas citadas eran, al mismo tiempo, accionistas y proveedoras de La Naval, ello no acredita que el astillero formara un grupo con ellas.

La posibilidad de rescatar La Naval como astillero para la construcción de buques parece haber quedado atrás con la reclamación sindical aunque ahora se abre un nuevo escenario para aprovechar las instalaciones a futuro.