El Gobierno Vasco considera que las nuevas restricciones no afectarán a la recaudación fiscal

Azpiazu advierte de que la situación cambiaría si fuera necesario decretar un nuevo confinamiento en Euskadi

07.11.2020 | 00:55

BILBAO – El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno Vasco, Pedro Azpiazu, considera que las nuevas medidas restrictivas establecidas para hacer frente al covid-19 "no afectarán" a la previsión de ingresos de este año y, por otra parte, mostró su disposición a aceptar las propuestas de la oposición para los Presupuestos.

En una entrevista concedida a ETB1, el consejero de Economía afirmó ayer que las nuevas medidas restrictivas adoptadas en Euskadi para frenar el avance del coronavirus "no afectarán" a la previsión de los ingresos, que prevén una caída de 2.000 millones en la recaudación para el presente año, aunque advirtió de que con un confinamiento se estaría "en otra situación".

"Nuestra previsión de crecimiento para 2021 es del 6,7%, pero hay que tener en cuenta que este año caerá un 13,3%. Eso significa que necesitaremos más dinero aparte de la recaudación fiscal, y ahí entra la deuda pública, que debemos poner en marcha para compensar las pérdidas y confeccionar unos presupuestos valientes para hacer frente a todas las prioridades, y en ello estamos", explicó.

impacto del cierre de hostelería Pedro Azpiazu señaló que la situación causada por la pandemia es "preocupante" y que, aunque las nuevas medidas anunciadas este pasado jueves por el lehendakari, Iñigo Urkullu, entre las que se encuentran el cierre total de la hostelería "son duras, seguramente sean necesarias".

"De momento necesitamos paciencia y el esfuerzo de todos, porque todos tenemos la responsabilidad de salir de esto, y entre todos lo conseguiremos. La situación es grave, pero debemos mantener una pequeña esperanza porque vamos a salir adelante", destacó. Asimismo, admitió que un mes con las nuevas medidas en vigor "es mucho tiempo", pero recordó que "la salud es la prioridad", sin olvidar la actividad económica.

Asimismo, y en referencia a las perticiones de una subida de impuestos para aumentar los ingresos de las administraciones en estos momentos, Azpiazu insistió en que "ahora no es el momento de darle muchas vueltas" a la fiscalidad, ya que, en su opinión, "lo que se necesita ahora es hacer frente a todas las prioridades y a las políticas públicas a través de la deuda pública". El Gobierno Vasco estima que tiene fuentes de financiación suficiente para hacer frente al impacto del covid y se maneja en esos márgenes.