El comité de empresa de Tubacex pide implicación política para mantener su actividad en Álava

Critica que la empresa les "niega" un plan industrial para Llodio y Amurrio y teme que la producción se lleve a Cantabria

02.11.2020 | 16:22
Joseba Terreros, en primer término, del comité de empresa de Tubacex

VITORIA - El comité de empresa de Tubacex han pedido este lunes la "implicación" de los partidos políticos con representación en la Cámara vasca para conseguir que Tubacex "siga viva" en la comarca de Ayala porque "es un sustento económico para la comarca y para el país" y ha reclamado a la dirección un plan industrial para las fábricas de Llodio y Amurrio, ya que temen una posible deslocalización de la firma a Cantabria.

La Comisión de Trabajo y Empleo del Parlamento Vasco ha acogido este lunes la comparecencia de los representantes de los trabajadores de Tubacex, con un plantilla de 750 trabajadores en sus plantas de Llodio y Amurrio, para exponer su situación después de que la firma haya planteado la posibilidad de un despido de 150 trabajadores para lograr ahorros de 10 millones.

Los representantes del comité de trabajadores Eduardo Ibernia y Joseba Terreros han denunciado que la empresa, "ante una crisis coyuntural" como la provocada por la crisis del coronavirus, "está intentando tomar medidas definitivas y estructurales".

Asimismo, han trasladado el "temor" del comité y de la plantilla de que por parte de la empresa "no hay un tema serio para Tubacex, para las plantas de Amurrio y Llodio", ya que los trabajadores han reclamado un plan industrial que marque los objetivos de las plantas alavesas y la firma "lo niega".

"Seguimos esperando el plan industrial y las ideas brillantes que quieran llevar a cabo en las plantas de Llodio y Amurrio. Lo exigimos porque es nuestro futuro", han insistido.

Por ello, han pedido la "implicación" de los partidos políticos con representación en la Cámara vasca para conseguir que Tubacex "siga viva en la comarca" porque "es un sustento económico para la comarca, para el país". "Creo que la situación nos incumbe a la plantilla, a la sociedad y a los partidos políticos que componen el país", ha señalado.

Asimismo, han mostrado su preocupación por una posible deslocalización de la empresa. "Cuando hablamos de deslocalización pensamos que es a China pero aquí puede ser a Cantabria", han advertido.

Según han explicado, "ante condiciones más favorables por parte del Gobierno cántabro, ya se hizo una pequeña instalación y se puso un pabellón". Los representantes de los trabajadores creen que por ese motivo no se les presenta un plan industrial "claro" por parte de la empresa, por la posibilidad de que se lleven producciones de las plantas alavesas, a otras del grupo, como pueden ser la de Cantabria.

En el turno de los grupos, el parlamentario del PNV Jon Aiartza ha destacado el impacto de la situación de Tubacex en la comarca de Ayala. "Para nosotros es fundamental que Euskadi siga contando con un tejido industrial potente, que apueste por la mejora de la productividad a través de la innovación y la cualificación de los trabajadores", ha señalado.

El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova, por su parte, ha afirmado que este conflicto de Tubacex es el ejemplo de las empresas que "aprovechan" la situación del covid-19 para "hacer ajustes de plantilla y sustituir empleo de calidad por empleo precario".

El parlamentario del PSE Ekain Rico también ha destacado la importancia de la empresa Tubacex para la comarca, "tanto para la generación de riqueza como de empleo directo e indirecto por las empresas auxiliares". "Somos conscientes del reto de mantener el sector y a pesar de la crisis, la apuesta tiene que ser siempre por el mantenimiento del empleo", ha defendido.

El parlamentario de Elkarrekin Podemos-IU Jon Hernández ha afirmado que no se trata de un problema "real" de la empresa sino "ante una maniobra para ahorrar cotes, aumentar beneficios y a costa de los trabajadores". "Queremos trasladarles todo nuestro respaldo en esa pelea complicada que tienen por delante", ha indicado.

Por último, el parlamentario del PP+Cs Carmelo Barrio se ha "solidarizado" con la situación del comité de empresa recordando que "son momentos de crisis y problemas", que se han agravado por la situación de la covid-19. La parlamentaria de Vox, Amaia Martínez, no ha participado en la comisión.