Claves del nuevo terreno de juego de los expedientes

La discriminación de los sectores afectados y el veto al despido generan el rechazo de los empresarios

28.09.2020 | 23:28

MADRID – El escenario en que se juega el partido de los Erte se reducirá tras la nueva prórroga. Fuentes del diálogo social subrayaron que la última propuesta del Gobierno español eleva las exoneraciones las cuotas empresariales en el caso de expedientes de rebrote, aquellos que las empresas pueden presentar si su actividad se afectada por restricciones impuestas por las autoridades.

De hecho, fuentes de la negociación indicaron a Europa Press, que las exoneraciones para los Erte de rebrote, a los que podrán acogerse todas las empresas que lo necesiten, se han ampliado incluso hasta el 100%, cuando en propuestas anteriores del Gobierno éstas se situaban entre el 75% y el 85%. Según las mismas fuentes, el Gobierno se mantiene en su idea de que la prórroga se focalice en los sectores más castigados por la pandemia –para ello se utilizará la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE-09)–, entre ellos el sector turístico.

Los Erte de estos sectores disfrutarán de exenciones (una de las últimas propuestas las cifraba entre el 75% y el 85% tanto para los trabajadores que salen como a los que se quedan, aunque ha podido cambiar). De estas exoneraciones también podrán beneficiarse aquellas empresas que, aunque no formen parte de dichos sectores, sí se encuentran en su cadena de valor o cuyo negocio depende en su mayoría –al menos el 50%– de estos sectores. El preacuerdo alcanzado con los sindicatos incluye además mejoras en la protección de fijos discontinuos y trabajadores a tiempo parcial, mantiene el contador a cero –no se consume derechos a prestación por paro–, así como la imposibilidad de despedir, una medida que también está frenando el apoyo de la CEOE al texto. Asimismo, el preacuerdo incluye el compromiso de abrir una mesa de negociación para dar protección a los trabajadores de carácter temporal que han estado afectados por Erte y que finalmente se han ido al paro, cuyas cotizaciones no son suficientes para obtener una prestación por desempleo.