Solarpack quiere crecer en un mercado solar en auge

La firma, que generó 112 empleos en 2019, quiere instalar hasta 300 Mw-año

11.07.2020 | 01:09
El consejero delegado y cofundador de Solarpack, Pablo Burgos, en ‘streaming’. Foto: DNA

BILBAO – La compañía vasca especializada en la generación eléctrica mediante energía solar fotovoltaica se está haciendo mayor y quiere crecer en un mercado mundial en auge, "en el periodo 2020-2024 se instalarán en el mundo unos nuevos 600 Gw en plantas fotovoltaicas y tenemos las capacidades para ser un jugador importante en ese mercado" señaló Ignacio Artazcoz, el que desde hoy es el nuevo presidente de la compañía vasca con sede en Getxo, Solarpack.

Para ello, la empresa de energía solar fotovoltaica Solarpack espera superar este año sus previsiones de contratación, tras haber mantenido durante el coronavirus todas sus plantas en operación y generando energía y sus obras en curso activas. En concreto, según afirmó ante la junta general de accionistas celebrada ayer en Bilbao con cobertura telemática, el cofundador y hasta ayer presidente de la compañía, Jose Galindez, "tenemos una guía para instalar entre 150 y 300 Mw nuevos cada año".

Jose Galindez Zubiria, ingeniero de formación, y un empresario vasco a la antigua usanza, discreto, honesto y trabajador, puso en marcha Solarpack, junto al consejero delegado Pablo Burgos, en 2005 cuando poca gente creía en la energía solar fotovoltaica.

Deja la primera línea ejecutiva de la empresa, seguirá en el consejo de vicepresidente, con una Solarpack en crecimiento, "cerramos 2019 con 244 colaboradores en plantilla, 112 personas más que el año anterior", señaló Galindez en un mercado en ascenso y en un contexto en el que, según resaltó Ignacio Artazcoz, "hoy nadie cuestiona la competitividad de la solar fotovoltaica".

Esta forma de generar energía eléctrica no es sólo competitiva sino que, según Jose Galindez, la energía solar puede acabar con la pobreza extrema en el mundo en el horizonte de 2030, algo en los que quiere ayudar a través de la Fundación EKI, que centra su actividad en el suministro de fuentes de energía eléctrica autónoma a centros educativos, de salud, y de interés social en países en vías de desarrollo en África.

Para seguir creciendo, además de lograr nuevos contratos para instalar nuevas plantas fotovoltaicas, Solarpack va a buscar nuevos modelos de negocio en áreas como el almacenamiento de energía, un tema clave para gestionar las renovables a futuro, las hibridaciones o la digitalización en la gestión de la energía.

Y el inicio del presente año 2020 no ha sido nada malo para Solarpack, según recordó el consejero delegado Pablo Burgos, pues en el primer trimestre del año logró un beneficio neto de 6,5 millones de euros, frente a las pérdidas de 0,2 millones del mismo periodo del año pasado, unos ingresos operativos de 35 millones, un 179% más que los del primer trimestre de 2019, y un resultado bruto o Ebitda de 18,9 millones, lo que supone un 318% más respecto al mismo periodo del 2019. Todo ello augura "un crecimiento rentable y sin cortinas de humo".

José Galindez deja la presidencia de una empresa valorada en Bolsa en 500 millones de euros frente a los 432 millones de diciembre de 2019 y los 320 millones que capitalizaba al cierre de 2018.

La frase

Galindez "Es mi última junta como presidente"

"Esta ha sido mi última junta como presidente de la compañía", señaló José Galindez.

Artazcoz "Hoy Nadie cuestiona la solar"

"Nadie cuestiona la competitividad de la solar fotovoltaica", afirmó Ignacio Artazcoz, nuevo presidente de Solarpack.

Bolsa

500

millones de euros vale en Bolsa.