La patronal vizcaína reclama prolongar la vigencia de los ERTE

Dos de cada tres compañías del territorio detectan una cartera de pedidos débil o muy débil

10.06.2020 | 23:39
Atípica rueda de prensa telemática de los dirigentes de Cebek, tras la asamblea anual de la organización empresarial vizcaína. Foto: Cebek

BILBAO – Los empresarios vascos asociados en Cebek señalaron ayer tras la celebración, un tanto atípica por la pandemia, de su asamblea general anual que son partidarios de que se extienda el plazo de duración de los expedientes de regulación de empleo temporales (ERTE) hasta fin de año con el fin de preservar el empleo porque la situación económica negativa actual, "dos de cada tres empresas señalan que están facturando menos", no se va a revertir rápidamente.

Los máximos responsables de Cebek, el presidente, Iñaki Garcinuño, y el secretario general, Fran Azpiazu, pasaron revista en una rueda de prensa telemática a la complicada situación económica actual y señalaron en relación a los ERTE que "tienen un coste importante para la Seguridad Social, pero cualquier alargamiento de los plazos de vigencia de los ERTE, sean por fuerza mayor o por razones económicas y productivas, ayudarán a reducir el riesgo de despidos posteriores". En todo caso instaron a que sea la que sea la decisión que se adopte se haga con tiempo suficiente para que las empresas se puedan adaptar.

Los representantes de los empresarios justificaron medidas como los ERTE porque la situación a corto plazo de las empresas es complicada. Según una encuesta realizada por Cebek a más de 500 compañías vizcaínas, "el 66% tiene una cartera de pedidos débil o muy débil y han visto reducirse su facturación". Con este escenario marcado por la paralización de buena parte de la economía por los efectos del coronavirus, Cebek pronostica una caída del PIB de Bizkaia de hasta el 9% lo que puede generar unos 34.000 parados mas en el territorio vizcaino a fin de año.

De hecho, Iñaki Garcinuño reconoció que se está produciendo una "evidente caída de la actividad económica derivada del hundimiento del mercado interno, y en menor medida, del exterior". La organización empresarial vizcaina señaló de que, desde el comienzo de esta crisis de origen sanitario, han desaparecido 4.040 empresas y 12.765 personas afiliadas a la Seguridad Social en Bizkaia, es decir, "el 12% de las empresas y el 2,6% del empleo".

En 2021, crecimiento En cualquier caso, los representantes empresariales dejaron abierta la puerta al optimismo, "el próximo año la economía crecerá entre el 5 y el 6%". A fecha de hoy, el 76% de las empresas consideran que la dimensión de sus plantillas es la adecuada y el 56% prevé mantener sus inversiones.

Garcinuño subrayó que las empresas exportadoras están aguantando mejor la crisis al afirmar un 69% de las mismas que sus ventas al exterior se han mantenido en niveles similares a la irrupción de la pandemia de covid-19. "La exportación y la internacionalización se manifiestan como una garantía de estabilidad en las ventas, frente a voces que la cuestionan en estos momentos".

Insistiendo en la recuperación, Garcinuño resaltó que sería "deseable" que el consumo y el intercambio de bienes y servicios "despegara este junio" para así afrontar "unos meses de verano con crecimiento de la actividad económica general". En este escenario, las empresas de Cebek ya asumen mayoritariamente la importancia de afrontar nuevos mercados, nuevos productos y nuevos canales de venta. En este sentido, Garcinuño añadió que el impulso y la extensión de programas y ayudas públicas hacia iniciativas de fusión y adquisición de empresas "ayudaría a salvar empleos y a mejorar la posición competitiva del tejido empresarial vasco".

subida fiscal, no El presidente de Cebek subrayó que las empresas están preocupadas por el "previsible descenso en la rentabilidad" de las ventas futuras que, unido a un incremento de la morosidad, "pudiera complicar la obtención del necesario beneficio para subsistir". Por todo ello, aseguró que no es el momento para abordar un posible reforma impositiva "en línea de una mayor presión fiscal".

En la misma línea, el dirigente de Cebek pidió que el posible acuerdo en Euskadi para complementar los ERTE a los trabajadores con salarios más bajos también incluya ayudar a las compañías en el abono de las cotizaciones sociales. Además, rechazó obligar a todas las empresas, a "que aumenten el 70%" del salario que abona la Seguridad Social.