El coronavirus podría destruir 350.000 empleos en el turismo

El sector, el 14% del PIB español, pide ayudas para superar los cierres previstos por la pandemia

15.03.2020 | 00:28
Imagen de un crucero atracado en el muelle de Getxo. Foto: José Mari Martínez

madrid – La crisis del coronavirus puede afectar a alrededor de 350.000 empleos en el sector turístico y de viajes del Estado español, que a cierre de 2019 contaba con algo más de 2,7 millones de puestos de trabajo y representa algo mas del 14% del PIB español.

Se trata de una proyección de las cifras que maneja el Consejo Mundial de Turismo y Viajes (WTTC por sus siglas en inglés), que prevé que el sector perderá en torno a 50 millones de empleos en todo el mundo, entre el 12 y el 14% de los puestos de trabajo de la industria turística y de viajes en su conjunto.

Así, el empleo del sector del turismo y viajes podría caer entre 320.000 y 375.000 personas en España como consecuencia del fuerte descenso de la actividad tras el cierre de establecimientos y la suspensión de vuelos procedentes de Europa en más de una cincuentena de países, que provocarán una oleada de expedientes temporales de regulación de empleo (ERTE) como los que ya han anunciado algunas compañías aéreas.

El peso del sector turístico y de viajes en España es algo mayor que en el mundo, ya que aquí representa un 14,6% del PIB, según los datos del WTTC, más de cuatro puntos por encima del global.

Las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) correspondientes a 2018, las últimas disponibles, sitúan el peso del turismo en el 12,3% pero no incluyen los viajes (de negocios, de congresos...). La aportación de esta actividad ha crecido en 1,3 puntos porcentuales desde 2015, cuando se situaba en el 11%.

El WTTC –una organización privada que reúne a más de 200 presidentes y consejeros delegados de las principales compañías de viajes y turismo de todo el mundo– calcula, además, que se van a cancelar el 25% de todos los viajes previstos en el mundo para 2020, que es el equivalente a tres meses completos sin actividad.

Al cierre de 2019 había en España 3,046 millones de activos en el sector turístico, un 3,8% más que un año antes, de los que 2,677 millones estaban ocupados (3,6% más) y los 369.000 restantes (4,8% más), en paro, según las cifras del INE.

En 2019 el empleo en el sector aumentó en 93.850 personas, un 3,6% más que al cierre de 2018. Son, además, el 23,3% de todos los puestos de trabajo que creó la economía española en 2019 (402.300), registro que difícilmente podrá repetirse en 2020.

A favor del sector juega el hecho de que esta crisis se produce en el primer trimestre, el momento más bajo de actividad del año, pero los distintos agentes dan ya por perdida la Semana Santa, que representa en torno a un 15% de la facturación anual del sector.

Si la recuperación se produjera con cierta celeridad, todavía se podría salvar la campaña de verano, que se empieza a contratar en el segundo trimestre y que tiene su momento punta en el tercero, y que, en media, representa en torno a un 70% de las ventas de ejercicio en el sector.

La nueva situación en España, una vez decretado el estado de alarma, lleva al sector a dar por hecho que la caída de actividad va a provocar cierres y expedientes temporales de regulación de empleo, por lo que reclama ayudas para no perder tejido productivo. Por categorías dentro del sector, los bares y restaurantes lideran la estadística con cerca de 280.000 locales y 1,3 millones de trabajadores, frente a los 35.000 alojamientos turísticos.