El dividendo de REE crece más que el beneficio

Red Eléctrica ganó 718 millones de euros en 2019, un 1,9% más, pero remunerará a sus accionistas con un 7% más

27.02.2020 | 02:49

BILBAO – La compañía Red Eléctrica (REE) el grupo que gestiona la red eléctrica de alta tensión en el Estado español, obtuvo en el ejercicio de 2019 un beneficio neto de 718 millones de euros en 2019, lo que representa un incremento del 1,9%, pese a ello sus accionistas disfrutarán de un incremento del 7% en el dividendo a percibir.

La compañía que recientemente ha visto un cambio inesperado en la presidencia por influencia del Gobierno español al ser sustituido Jordi Sevilla por Beatriz Corredor mantiene la tesis de concentrar recursos en el negocio energético por lo que, según su consejero delegado, Roberto García Merino, mantiene su intención de dar entrada a nuevos socios en la empresa de satélites Hispasat y en el operador de fibra óptica Reintel. El resultado bruto de explotación (Ebitda) de REE ascendió a 1.582 millones de euros a cierre del pasado año, lo que supone un 2,8% más que el obtenido en el ejercicio precedente.

El importe neto de la cifra de negocio alcanzó los 2.007 millones de euros, con un incremento del 3% debido al impacto de la compra de Hispasat, sociedad que consolida el grupo desde octubre.

En esta cifra de negocio se recoge la retribución de la actividad de transporte de electricidad en España, los ingresos regulados relativos a la operación del sistema, la actividad de telecomunicaciones que recoge por primera vez la vinculada al negocio satelital y alcanzó los 175 millones de euros y los ingresos derivados de la actividad internacional, que alcanzaron los 51,6 millones de euros. A esta cifra hay que añadir el 50% de los resultados de la chilena TEN, que ascendieron a 7,6 millones de euros.

Red Eléctrica llevó a cabo a lo largo del pasado 2019 inversiones por un importe total de 1.870 millones de euros, unas 3,4 veces lo invertido en 2018. De esta cifra, 396 millones de euros se destinaron al desarrollo de la red de transporte eléctrico de alta tensión de España, 225 millones de euros al impulso de la actividad internacional y 1.215 millones de euros a la actividad de telecomunicaciones, incluyendo en esta cifra el desembolso por la referida compra de la empresa Hispasat.

Como consecuencia de esta actividad inversora, la deuda neta de REE se disparó hasta los 6.025 millones de euros, frente a los 4.682 millones de euros que alcanzaba a finales del precedente 2018.