Parejas

ALtuna III y Galarza encuentran oro

La regularidad del dueto de Aspe y los fallos de Laso-Albisu sirven para sumar su tercer punto

26.12.2019 | 06:20
Altuna III-Ladis se instalan en la parte alta del Parejas.

Duración: 48:53 minutos de juego.

Saques: 3 de Altuna III (tantos 10, 11 y 18) y 1 de Laso (tanto 2).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 351 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 7 de Altuna III, 1 de Ladis Galarza, 1 de Laso y 2 de Albisu.

Errores: 4 de Altuna III, 2 de Ladis Galarza, 6 de Laso y 5 de Albisu.

Marcador: 0-1, 0-2, 2-2, 7-2, 7-3, 8-3, 8-4, 11-4, 11-6, 15-6, 15-8, 19-8, 19-10 y 22-10.

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la liguilla de cuartos de final del Campeonato de Parejas de la LEP.M disputado en el frontón Astelena de Eibar. Lleno. En el primer partido, Elezkano II-Oier Etxebarria ganaron a Peio Etxeberria-Bikuña (22-16).

eibar - El perfil serio de Jokin Altuna y Ladis Galarza fue suficiente. La solidez de su propuesta en el Astelena de Eibar, lleno hasta la bandera por Navidad, les sirvió para lograr ayer su tercer punto del Campeonato de Parejas. La seguridad vale oro. A los de Aspe también les facilitó el trabajo el saco de errores cometidos por Unai Laso y Jon Ander Albisu (once), que están viviendo un carrusel de emociones por su propia irregularidad. Los de Baiko sufrieron ayer una derrota abultada frente a un dueto que se limitó a tirar de lo básico: funcionar bien y no perder. No tuvo que aparecer un excelso Altuna III para romper el ritmo a Laso ni Albisu se encontró todo el envite con la espalda en el rebote, no; nada más lejos de la realidad. En un compromiso cuyo ritmo sufrió las inclemencias de los yerros, la tranquilidad y el control colorado cristalizó en el cartón 22 con una diferencia notable en el luminoso, la que se reflejó en la cancha.

Ladis Galarza, al que le costó un par de tantos asentarse en la cancha, volvió a mostrar su mejor cara. El de Baraibar está rayando a gran nivel con Altuna. No es casualidad: al de Amezketa le da igual mancharse las manos para trabajar con un zaguero de caballaje más limitado que ensancharse el pecho junto a un pegador. Es un camaleón. Siempre mezcla. Esa virtud se tiene o no se tiene. Con todo, ante dos pelotaris de músculo, el zaguero navarro rindió a buen nivel. Albisu, pegador impenitente, naufragó tras los primeros compases y Olentzero trajo carbón a Laso al buscar el remate. Comenzaron 0-2 y encajaron una tacada de siete tantos que desniveló la contienda hasta el final.

La espiral negativa de juego de los de Baiko fue a más conforme avanzó el partido. El de Bizkarreta-Gerendiain, funambulista en los cuadros alegres, lanzó siete monedas al aire y únicamente cosechó una cara. La chapa le quitó el oxígeno. Así, la distancia se fue ampliando hasta el 15-6, el 19-8 y el 22-10. No hubo color. Albisu no ejerció mando alguno. No le dejaron. Altuna III y Galarza se unieron en un engranaje perfecto.

Parejas de primera