Primera División 20ª jornada

Setién empieza con el pie derecho

Messi desatasca el partido y da la primera victoria al cántabro, cuya mano ya se deja notar

20.01.2020 | 06:24
Messi y Riqui Puig.

F.C. Barcelona1

Granada0

BARÇA Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba; Busquets, Rakitic (Riqui Puig, m.70), Arturo Vidal (Arthur, m.83); Messi, Griezmann y Ansu Fati (Carles Pérez, m. 80).

GRANADA Rui Silva; Víctor Díaz, Domingos Duarte, Germán, Foulquier; Gonalons, Yan Eteki (Martínez, m.74); Vadillo (Antonio Puertas, m.66), Azeez (Yangel Herrera, m.56), Machis; y Carlos Fernández.

Gol 1-0, m.76: Leo Messi.

Árbitro Pizarro Gómez (Comité Madrid). Mostró cartulina amarilla a Machís (m. 13) y a Carlos Fernández (m.74). Expulsó por doble amarilla a Germán (m.70).

Incidencias 65.444 espectadores en el Camp Nou

barcelona - Un gol de Leo Messi, tras una excelente asistencia de Arturo Vidal, permitió al Barça de Quique Setién sacar adelante el encuentro ante el Granada, en un partido en el que el fútbol de los azulgrana mostró algunos brotes verdes, aunque les faltó continuidad en su juego.

Messi decidió en el minuto 76. Seis minutos antes el Granada se había quedado con diez por la expulsión de Germán y también en ese minuto, Riqui Puig (20 años), la nueva perla de la cantera, saltó al terreno de juego, donde brilló.

Recuperó el Barça sensaciones para seguir líder, pero se le nota falta de trabajo para jugar a lo que quiere el nuevo entrenador, que tiene una idea de fútbol más atractiva que la que manejaba últimanente Ernesto Valverde.

El dibujo, un 3-5-2 en la construcción, permitía a Alba tener una autopista por la izquierda y que Ansu Fati abriera el campo por la derecha. Tres medios y dos puntas, continuos apoyos, el fútbol fluía, fluyó durante la primera media hora. El Barça creaba y el Granada, sorprendido, perdía muy rápido el balón y ni pisaba el área de Ter Stegen, que ayer volvía a jugar después de su lesión.

La nota positiva del Barça fue su presión, su defensa más adelantada, pero se le nota la falta de automatismos con el nuevo concepto táctico. Su posesión en el primer tiempo (casi el 80%) fue escandalosa y no sufrió atrás, como ocurría últimamente, y fue muy sólido. De hecho, el Granada en la primera parte remató una vez y no fue a puerta.

Leyó bien el partido Diego Martínez, el técnico del Granada, y en el segundo tiempo su equipo supo contrarrestar los automatismos del Barça, que ya no creía tanto como en el primer tiempo.

Seguía jugando en campo contrario, pero no con tanta convicción. Tenía menos llegadas, el Granada cada vez estaba mejor dispuesto, pero poco a poco el partido se fue acelerando.

Messi rozó el gol en un lanzamiento de falta en el 64 y el Granada, en el 66 y en su primera ocasión, pudo marcar, pero Yan Eteki estrelló el balón en el palo izquierdo de la meta de Ter Stegen.

Todo se precipitó a veinte minutos del final. Germán fue expulsado tras una doble amarilla, entró Riqui Puig, la joven perla de La Masia, por Rakitic y Quique Setién consiguió lo que pretendía: que algo se moviera.

Y así ocurrió. Una recuperación de Riqui, permitió un pase de Sergio Busquets y una asistencia de lujo de Arturo Vidal sobre Messi, que prácticamente solo tuvo que empujar el balón.

Era el 1-0, el gol perseguido durante muchos minutos y el premio a la persistencia. El Barça no permitió ya más alegrías al Granada y sumó su primera victoria en la etapa Setién para seguir líder.- Efe

Más información