Iker ZabalaEntrenador de Santurtzi

"Tengo una satisfacción terrible y la sensación de haber hecho bien un trabajo enorme"

Iker Zabala analiza la sobresaliente temporada realizada por Santurtzi y reconoce la gran labor desarrollada por toda su tripulación para lograr este hito histórico en el club

22.09.2021 | 01:07
Iker Zabala, entrenador de Santurtzi.

La tripulación santurtziarra sigue de celebración y no es para menos. Por primera vez la Sotera ganó la Eusko Label Liga y la Bandera de La Concha en una misma temporada. Santurtzi fue claramente el mejor de este año, desde el principio hasta el final, y dejó una huella que será difícil de borrar. Son tiempos alegres y también de mirada al futuro. A las loas por los éxitos se unen también las preguntas por lo que está por venir y ahí la figura de Iker Zabala (Bermeo, 1979) tiene un protagonismo especial. El entrenador bermeotarra, enormemente satisfecho por el trabajo realizado este año por la cuadrilla que ha preparado, no oculta su sentimiento de afinidad con Santurtzi, pero valora la posibilidad de dar un cambio a su trayectoria y cambiar de club.

¿Cómo está el cuerpo tras varios días de éxitos y festejos?

—Exhausto. Son horas de muchas emociones. El lunes estuvimos en la Diputación, el domingo por la noche estuvimos de celebración, pocas horas de sueño y luego he ido a trabajar. También son muchas llamadas de la prensa. Pero eso es buena señal. Cuando nos está llamando tanta gente y estamos recogiendo premios de allí para allá, es señal de que se ha hecho bien el trabajo.

¿Qué siente al ver que han conseguido un doblete histórico para el club?

—Es una satisfacción terrible la sensación de haber hecho bien un trabajo enorme. Estamos trabajando siempre en busca de esto, de ganar, competir y dar nuestro máximo nivel y la verdad es que ha sido un año para enmarcar. Ya desde invierno con los bateles y las trainerillas, en la liga estuvimos líderes desde la segunda jornada y el último mes ha sido la guinda del pastel. Ha sido la traca final. Con La Concha, la consecución de la Bandera de Bermeo, en mi casa, y la Bandera de El Corte Inglés. Ha sido el broche de oro.

Llegar a este punto no ha sido sencillo.

—No, para nada. Hemos tenido además un grandísimo rival, como es Hondarribia, un club histórico que está haciendo las cosas muy bien. Nos ha exprimido hasta la última gota y creo que nos ha hecho hasta ser mejores. Nos exigía dar nuestro mejor nivel en cada regata y qué decir en La Concha, en un campo de regateo que lo domina a las mil maravillas, nos exprimió y hasta el último minuto de regata no estaba decidido. Hemos vivido unas regatas históricas dignas de ver en repetidas ocasiones y nos van a dejar grandes recuerdos en la retina.

Antes de la Bandera de La Concha reconoció que estaba muy satisfecho con la labor de sus remeros, ocurriera lo que ocurriera. ¿Ahora qué piensa de ellos después de ganarlo todo?

—Estoy con la misma satisfacción, con la sensación de haber hecho el trabajo bien. Para el entrenador es la mejor sensación que puede tener: sacar el mejor rendimiento a las piezas que tiene y el deportista también queda muy contento después de haber hecho una temporada así. Encima el ambiente ha sido fenomenal. Cuando vienen los resultados es difícil que haya mal ambiente, pero este año ha sido especial desde el principio. Hemos vivido momentos muy duros en febrero con la dimisión del presidente, nos quedamos un poco huérfanos, pero deportivamente nos ha hecho ser más duros, más fuertes y ser una piña.

¿Cuál cree que ha sido la clave de este gran rendimiento?

—Destacaría la unidad entre los chavales. Siempre se suele decir eso de que somos una gran familia y tal, pero es la realidad. Hemos vivido pequeños altibajos, no han sido muchos, pero han sido dos momentos claves en la temporada en la que se dudaba un poco de nuestro rendimiento. Yo también he andado más fino que otros años, no me he puesto tan nervioso cuando venían mal dadas y que los chavales me vean seguro y verles yo con esa seguridad es lo que nos ha hecho cosechar todos estos logros.

¿Ganar el año pasado la Eusko Label Liga les ha servido como experiencia positiva?

—Esta claro que la victoria del año pasado te da otro poso de seguridad, pero a la vez es un arma de doble filo. El remero cree en su interior que tiene que volver a ganar y aquí ganar es muy difícil. Ya hemos visto a otras traineras punteras que cuando no les han salido las cosas, han sufrido durante toda la temporada. Después de una gran victoria para nosotros el año pasado, después de haber ganado la ACT, volver a repetirlo al año siguiente tiene un doble mérito y si a eso se añade la Bandera de La Concha, más como remero no puedes pedir, no se le puede exigir más. Hemos cosechado algo muy complicado y si dices que la temporada que viene tienes que repetirlo o mejorar, ya es imposible.

¿Estará Iker Zabala en ese intento por igualar lo conseguido en Santurtzi?

—Todavía esta semana la voy a dedicar un poco para responderme a mis preguntas interiores que tengo y solventar las dudas que pueda tener. Más o menos tengo decidido lo que voy a hacer y quiero asegurarme bien. Esperaré un par de días más para hacer lo que tengo que hacer. Hablar con los remeros, con el club y con quién tenga que hablar. Estoy en un club que siempre me ha dado todo lo que he pedido y por respeto hay que hacer las cosas bien. Dependiendo de que me quede o no, sea la decisión que tome, quiero hacerlo bien. Sé que hay mucha presión en cuanto a los medios, los propios remeros, la directiva, el pueblo... y por el bien de Iker Zabala y el club, cuanto antes se sepa lo que voy a hacer mejor.

Sus opciones son quedarse en Santurtzi, ir a Urdaibai o tomarse un año sabático.

—Así es, tengo tres escenarios posibles. Lo que más me gustaría, y ya lo he dicho numerosas veces, es quedarme en Santurtzi. Tengo al mejor equipo del Cantábrico, me han acogido fenomenal, tenemos una comunión con los remeros que es mejor imposible, pero paralelamente al club no lo veo estable, lo veo con muchas preguntas en el aire y a la altura que estamos ya debería haber respuestas. Las siguiente vía serían cambiar de club y la última tomar un año sabático. Pero todavía tengo ganas de seguir trabajando, me veo fuerte, con ganas y entonces veremos qué va a ocurrir.

Suceda lo que suceda, ¿qué significa Santurtzi para Iker Zabala?

—No diría que soy un santurtziarra más, pero casi, me siento adoptado. La verdad es que estos días están siendo muy bonitos para mí. La gente ha perdido el miedo a decir las cosas y me demuestra el cariño y me dice que me quede. Eso, quieras que no, es algo que gusta escuchar. Santurtzi, decida lo que decida, si sigo como si me marcho, va a tener un embajador muy bueno en Bermeo.

"Santurtzi, decida lo que decida, si sigo como si marcho, va a tener un embajador muy bueno en Bermeo"

"Cuando vienen los resultados es difícil que haya mal ambiente, pero este año ha sido especial"

"Hemos tenido un gran rival como Hondarribia, nos ha exprimido y creo que nos ha hecho hasta ser mejores"


noticias de noticiasdealava