Dembélé da un triunfo agónico al Barcelona

in extremis el valladolid se quedó con 10 jugadores en el minuto 79

06.04.2021 | 00:23
Messi lanza una falta ante la barrera del Real Valladolid en el partido disputado ayer en el Camp Nou. Foto: Efe

Barcelona1

Valladolid0

BARCELONA Ter Stegen; Mingueza (Araujo, min.63), De Jong, Lenglet; Dest (Riqui Puig, min.87), Busquets (Braithwaite, min.63), Pedri (Moriba, min.77), Jordi Alba; Griezmann (Trincao, min.63), Dembélé y Messi.

VALLADOLID Masip; Janko (Hervías, min.65), Javi Sánchez, Bruno González, Olaza, Nacho; Roque Mesa, Alcaraz; Oscar Plano, Kodro (Waldo, min.85) y Guardiola (Marcos André, min.77).

Goles 1-0, minuto 90. Dembélé.

Árbitro Jaime Latre (C.Aragonés). Amonestó a Griezmann (min.28), Mingueza (min.43), Braithwaite (min.84), por el FC Barcelona, y a Bruno (min.40), Guardiola (min.73), Masip (min.80) y al técnico Sergio González (min.94), por el Valladolid. Expulsó por roja directa a Oscar Plano en el minuto 79.

Estadio Camp Nou.

barcelona – El FC Barcelona ya depende de sí mismo para ganar LaLiga Santander 2020-2021 gracias a su sufrida victoria por 1-0 de ayer en el Camp Nou ante un atrevido y luchador Valladolid, gracias a un gol en el minuto 90 de Ousmane Dembélé que salvó una espesa noche de los blaugranas.

El conjunto catalán se situó a un punto del Atlético de Madrid y tiene en su mano llevarse la carrera por el título, aunque no firmó un partido brillante, sobre todo en su primera mitad, y hasta el final no se deshizo de un rival que hizo méritos para sacar algo más valioso, pero que al final fue castigado cuando estaba con uno menos con una expulsión, quizá, discutida de Oscar Plano.

El Pucela soñaba con un punto de oro, cuando un balón perdido en el área en el último suspiro lo cazó el extremo francés para sacar del apuro a su equipo, que ahora tendrá días para preparar el Clásico del próximo sábado ante el Real Madrid con el liderato provisional en juego.

En los últimos minutos, el encuentro empezó a tener más color local, sin embargo, el equipo vallisoletano se agarró al césped y a un enorme esfuerzo pese al cansancio para buscar un valioso punto que seguramente había merecido en su pelea por evitar el descenso, pero Dembélé se encargó de echar por tierra su deseo.