El Urgatzi suma merecidamente su segunda victoria de la temporada

defensa el equipo vitoriano mejoró en defensa y se mostró muy eficaz en la definición

06.12.2020 | 01:34

Urgatzi3

Santutxu1

URGATZI Ander Riaño, Iker, Calvoecheaga, Arizaleta, Saez, Lucas, Extramiana, Saez, Urquiza, Armentia, Uriel.

SANTUTXU Ander Lozano, Arkaitz Aguero, Elorriaga, Jon Ander Munilla, Andoni, Asier Valero (Renes, 75´), Ander Cantero (Berly, 75´), Iñigo Erreguerena, Malcom Ares (Jon, 65´), Mikel (Adrián, 45´), Lander González (Aitor, 45´).

Goles: 1-0 (16´) Ander Riaño. 1-1 (45´) Jon Elorriaga. 2-1 (63´) Ander Riaño. 3-1 (86´) Extramiana.

Árbitro: Carte Echevarria. Amarillas a Riaño, Calvoechega, Urquiza, Armentia, Lander, Andoni Rodríguez, Cantero, Munilla.

Campo: Olabide.

vitoria – El Urgatzi logró una convincente victoria ante el Santutxu, la segunda de la temporada y con el marcador más brillante, no obstante no había conseguido marcar tres goles en ningún partido y sólo recibió uno, acostumbrado como estaba a ser goleado, como botón de muestra los diez goles recibidos en los últimos tres partidos.

Protagonista del triunfo local fue Ander Riaño, que marcó los dos primeros goles de su equipo y que fue determinante para el triunfo final. No obstante, el Santutxu logró un gol psicológico justo en el último minuto de la primera parte que invalidaba la ventaja de los locales. El empate correspondía a los méritos del equipo bilbaíno, que se fue a buscar el empate cuando el Urgatzi se había replegado para conservar su ventaja. Pero el Santutxu se acercó al área de Riaño y después de varios avisos consiguió su objetivo de igualar el partido.

Pero el Urgatzi salió con muchas ganas en el segundo período, dispuesto a darle la vuelta al partido y fruto de ello apareció de nuevo Riaño para volver a poner en ventaja a su equipo.

No hizo sustituciones Ander Marquinez y eso en algunos momentos condicionó la capacidad física de sus jugadores, aunque no lo suficiente para seguir jugando con intensidad ante un rival que había refrescado su once titular.

El gol le dio alas al equipo vitoriano, que empezó a jugar con más confianza y con las prisas de un Santutxu que se precipitaba y cometía errores en la circulación del balón permitiendo que el Urgatzi impusiera un ritmo más lento para dejar pasar el tiempo y esperar que se abrieran espacios para aprovechar alguna oportunidad a la contra lo que sucedió cuando Extramiana sentenció a cuatro minutos del final y el Santutxu buscaba la igualada, que siguió buscando en el tiempo añadido aunque sin generar peligro.