El Gipuzkoa Basket, en serios problemas

Liga ACB el equipo donostiarra es atropellado en málaga y nicola critica la actitud de su plantilla

16.11.2020 | 00:39
Díaz y Tomás pelean por un balón en el suelo. Foto: Daniel Pérez

Unicaja104

Gipuzkoa Basket69

UNICAJA Thompson (4); Alonso (15), Guerrero (2), Bouteille (10), Díaz (8) -cinco inicial-, Fernández (7), Brizuela (16), Wacyznski (14), Abromaitis (11), Nzosa (2), Suárez (7) y Gerun (8).

GIPUZKOA BASKET Francis (0), Faggiano (11), Radoncic (15), Tomás (2), Echenique (14) -cinco inicial-, Dee (6), Okouo (8); Span (9), Oroz (0), Motos (0), Magarity (0) y Olaizola (0).

Parciales 31-18; 20-23; 22-16; 31-12.

Árbitros Sánchez, Rial y Peruga.

Pabellón Martín Carpena.

málaga – El Acunsa GBC no tuvo opciones en el partido ante el Unicaja disputado en el Palacio Martín Carpena porque los andaluces noquearon a los vascos con 35 puntos de ventaja y vencieron 104-69 con un Darío Brizuela como máximo anotador (16 puntos).

Desde la línea del 6,75 jugaron ambos equipos en los primeros compases que se caracterizaron por la igualdad máxima y con Alberto Díaz como hombre clave en el Unicaja, que en el ecuador del primer cuarto consiguió despegar con un parcial de 12-0 que obligó a Marcelo Nicola a parar por primera vez el tiempo (17-5).

Los locales mantuvieron un nivel altísimo en el tiro exterior y bloquearon a los guipuzcoanos con un perfecto ensamblaje ofensivo y un acierto de 7 de 10 en los tiros triples, con Adam Waczynski en estado de gracia, lo que les permitió a los malagueños terminar un primer asalto perfecto con una ventaja de 31-18.

El GBC probó la técnica de los cajistas y recortó distancias desde los 6,75 gracias a Jan Span y Jaime Echenique también encontró facilidad de cara al aro hasta que precisamente un guipuzcoano, Darío Brizuela, volvió a poner para os malagueños el +12 de ventaja con otro lanzamiento de tres en un segundo cuarto donde los vascos le aguantaron el pulso a los de Luis Casimiro a pesar del resultado.

A pesar de los intentos de los de Nicola, el partido, lejos de igualarse, se fue decantando hacia el color verde con una máxima de +20 a falta de 2:28 minutos para llegar al último tramo (68-48). Finalmente se entró en el cuarto final con un 73-57 en el luminoso. El duelo llegó a la escena final sin que Luis Casimiro hubiera pedido un solo tiempo muerto. El protagonismo local fue a más porque Darío Brizuela hizo un triple, con un parcial de 11-0, para poner el +27 ante un GBC que acusó la pérdidas de balón y pidió parar el tiempo con el doloroso 84-57 sobre el marcador.