Zuzenak, listo para su año más incierto Derrota en el último duelo amistoso de preparación

Zuzenak el equipo cae 44-88 contra el Bidaideak en el cierre de la pretemporada

28.10.2020 | 00:06
Un jugador del Fundación Vital Zuzenak cae durante el último amistoso contra el Bidaideak. Foto: Zuzenak

Vitoria – El Fundación Vital Zuzenak arrancará el próximo sábado a las 18.00 horas su tercera temporada consecutiva en División de Honor, la máxima categoría del baloncesto en silla de ruedas estatal. Su rival será el Servigest Burgos, un recién ascendido que en teoría debería ser un rival directo de los gasteiztarras en la pelea por mantener la categoría, pero que parece un paso por delante después de haberse reforzado en verano con hasta ocho jugadores foráneos.

De hecho, el mercado de fichajes ha sorprendido al equipo alavés, según explicó ayer en la presentación de la temporada 2020-21 el director técnico del club, Rubén Martínez: "Pensábamos que en las circunstancias actuales de emergencia sanitaria el resto de equipos se reforzaría menos, pero al final ha sido el año en el que más y mejor han fichado. Va a ser una temporada muy difícil". El Fundación Vital Zuzenak se ha mantenido fiel a su filosofía de apostar por jugadores de la cantera y la base de su plantilla es prácticamente la misma que cuando logró el ascenso tres años atrás. "Mientras que la mayoría de equipos de División de Honor cuenta con un 90% de jugadores foráneos, en nuestro caso es a la inversa. El 90% de la plantilla es local", explicó el director deportivo de la entidad.

Los inconvenientes no terminan ahí, ya que el equipo verá mermada su plantilla debido a la decisión de varios de sus jugadores importantes de no participar de momento esta temporada por el covid-19. "Tenemos varias bajas de jugadores que tienen miedo a juntarse con el equipo y que tienen un nivel muy bueno. Es una faena para nosotros, pero hay que respetar su decisión, que se debe a motivos personales y de salud", aclaró Rubén Martínez.

RIVALES DESCONOCIDOS Quienes sí estarán disponibles son José Leep y Adrián García, que estuvieron presentes ayer en la presentación del equipo. Leep, que fichó por el Zuzenak el verano de 2019, se quedó "con la espina de poder completar una temporada entera" en Vitoria después de que suspendieran la liga antes de tiempo. García, por su parte, hizo hincapié en la enorme incertidumbre con la que la plantilla afronta la temporada. "Nosotros llegamos bien y tenemos muchas ganas de empezar, pero no sabemos cuál es nuestro nivel respecto al resto. Solo hemos jugado dos amistosos contra el Bidaideak y los de el resto de equipos no los hemos podido ver", comentó. También habló de la posibilidad de jugar competición europea, uno los sueños de la plantilla. De momento, se ha suspendido la fase de grupos, pero si más adelante se puede jugar, García y el resto del equipo lo harán encantados.

En cualquier caso, lo que más preocupa al equipo en estos momentos es la competición doméstica. Este año contará con un total de 22 jornadas y no se disputará la Final Four al final de la temporada. El último clasificado descenderá directamente a Primera División y el undécimo deberá enfrentarse al subcampeón de Primera en la repesca.

Vitoria – El Fundación Vital Zuzenak disputó el pasado fin de semana su último amistoso antes de comenzar la temporada. Los gasteiztarras se midieron al Bidaideak Bilbao BSR en la XXV edición del Torneo Zuzenak, en el que el Bidaideak, uno de los equipos más fuertes de la categoría, hizo valer su superioridad y terminó imponiéndose con un contundente 44-88. No hubo opción para los locales ante un equipo con experiencia en competición europea, pero, sin embargo, fue una buena prueba para concienciarse de lo sufrida que va a ser la temporada 2020-21 y el nivel de los equipos punteros de División de Honor.

En principio no es un equipo con el que se puedan comparar, por lo que se pueden sacar pocas conclusiones de las dos veces que han jugado contra ellos en pretemporada. Al menos ha servido para que el Zuzenak adquiriera algo de rodaje. Los visitantes se separaron en el marcador desde el primer cuarto, que terminó con un resultado de 9-19. En el segundo, los entrenados por Cristian Martín se intentaron aferrar al partido y llegaron al descanso con buenas sensaciones al cerrar un parcial de 16-22. Sin embargo, el equipo se vino abajo definitivamente al regreso de vestuarios, cuando el Bidaideak rompió el partido frente a la sequía anotadora local, con solo cinco puntos anotados, frente a los 24 visitantes. A partir de entonces, el Zuzenak se dejó llevar hasta el 44-88 final.