El Athletic no puede ni contra un rival con nueve

inoperancia el próximo rival del glorioso se atasca en un nuevo ejercicio de nulidad que traerá cola en bilbao

02.10.2020 | 01:09
En-Nesyri, ayer. Foto: Efe

Athletic0

Cádiz1

ATHLETIC Unai Simón; Capa (Lekue, m.86), Unai Núñez, Íñigo Martínez, Yuri; Dani García (Kodro, m.78), Unai López; Muniain (Sancet, m.62), Raúl García, Morcillo (Villalibre, m.46); y Williams (Iñigo Vicente, m.62)

CÁDIZ Conan Ledesma; Akapo, Fali, Cala, Espino; Iza Carcelén, Jonsson (José Mari, m.72), Augusto Fernández (Jon Ander Garrido, m.88), Álex Fernández (Iván Alejo, m.61); Malbasic (Salvi, m.61) y 'Choco' Lozano (Negredo, m.61)

Gol 0-1, m.56: Unai López, en propia puerta

Árbitro Pablo González Fuertes (Comité Asturiano). Expulsó por doble amarilla a los visitantes Carlos Akapo, en el minuto 48, y Álvaro Negredo, en el 70. Mostró tarjeta amarilla a los locales Villalibre (m.41), Kodro (m.79) e Íñigo Martínez (m.83), y al visitante Fali (m.41)).

Estadio San Mamés

bilbao – Anthony Choco Lozano y el Cádiz obraron el milagro de ganar por primera vez en competición liguera al Athletic en San Mamés, gracias a un gol en propia puerta de Unai López en una gran jugada del hondureño y aguantando después el 0-1 hasta con dos jugadores menos sobre el campo.

El Choco desequilibró el encuentro en el minuto 56, ya con su equipo con diez jugadores por expulsión del guineano Carlos Akapo, y posteriormente los de Álvaro Cervera no solo aguantaron el irregular asedio rojiblanco, sino que incluso hasta pudieron marcar el 0-2, a pesar de la segunda roja, a Álvaro Negredo.

Penoso partido de un Athletic que llegó al choque animado tras ganar el domingo en Eibar, pero se queda en la parte baja de la tabla con dos derrotas en tres partidos.

Reaccionó el Athletic tras el gol con un intenso asedio de seis minutos del que no sacó nada a pasar de gozar de hasta cinco ocasiones. La más clara, la primera, un cabezazo de Williams al palo.

Un disparo de Raúl que no encontró portería dio paso a un final sin ritmo por los numerosos cambios en el que a Garitano no le dio resultado tirar de todos sus jóvenes delanteros Villalibre, Sancet y Vicente.